Ecuador ha sido país de paz y queremos que la violencia no nos arrebate este bien de nuestra sociedad.

Desde el pasado 26 de marzo, la tranquilidad de las y los ecuatorianos se vio alterada por el secuestro de Efraín Segarra, Javier Ortega y Paúl Rivas, integrantes del equipo periodístico de Diario El Comercio, quienes cumplían su misión de investigar y comunicar sobre la preocupante realidad de una provincia que hoy, más que nunca, requiere una mayor preocupación del Estado, con salud, educación, trabajo, y una vida digna para sus pobladores. Con el papa Francisco decimos que “la necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede esperar, no solo por una exigencia pragmática de obtener resultados y de ordenar la sociedad, sino para sanarla de  una enfermedad que la vuelve frágil e indigna y que solo podrá llevarla a nuevas crisis” (Evangelii Gaudium, 202).

Ahora nuestro pueblo llora la falta de nuestros tres colegas comunicadores (un periodista, un cronista gráfico y el conductor del vehículo) de El Comercio.  Desde su secuestro, expresamos que #NosFaltan3 y ahora lo decimos con mayor fuerza, impotencia e indignación que #SiempreNosFaltarán3.  Quienes hacemos SIGNIS Ecuador, la Asociación Católica de Comunicación, reiteramos el sentimiento de dolor por el desenlace fatal de este secuestro y compartimos nuestra solidaridad y oraciones a sus familiares de sangre y a toda la familia de periodistas y comunicadores de nuestro país, que hemos sido golpeados con este trágico episodio de violencia. Extendemos también nuestra condolencia a los familiares de los 4 militares ecuatorianos a quienes esta violencia criminal les segó la vida en el cumplimiento de su misión.

Conjuntamente con nuestros compañeros de SIGNIS mundial y SIGNIS América Latina y El Caribe, en SIGNIS Ecuador asumimos el compromiso de seguir “trabajando de forma decidida en impulsar las mejores condiciones para el ejercicio de la libertad de prensa”, así como para levantar nuestra voz para la denuncia “con la misma contundencia, los atentados y vejaciones que los periodistas sufran en el ejercicio de su crucial labor.”.

SIGNIS Ecuador

Quito, 13 de abril de 2018