Puerto España.- “Nosotros trabajamos a partir de los designios de Dios”. Así es cómo Rhonda Maingot, directora de Living Water Community, describe la misión de la organización oriunda de Trinidad y Tobago, que Carlos Alberto Ferraro, María José Centurión y Sonia Navas -principales directivos de SIGNIS ALC- tuvieron la oportunidad de conocer durante su visita a este país, a propósito de la realización de la Asamblea Anual de SIGNIS Caribe desarrollada entre el 5 y 7 de septiembre de 2017.

Por esta razón, a diferencia de la mayoría de organizaciones, Living Water Community (LWC), entidad adscrita a SIGNIS Caribe, no elabora planes a largo plazo, y más bien enfoca sus acciones en las necesidades de la gente que toca a su puerta.

“Tenemos que estar abiertos a lo que Dios desea, quien se expresa a través de la comunidad, y tener el coraje de decir sí. No necesariamente hacer lo que nosotros pensamos que está bien”, opina Maingot, quien fundó la comunidad integrada por laicos consagrados y sacerdotes, en 1975, junto con Rose Jackman, a partir de “una experiencia espiritual y un llamado de Dios de sembrar amor en los corazones de la gente”.

“Tenía unos 20 años. Al día siguiente renuncié a mi trabajo, dejé la vida de fiestas y le pedí al Señor que me guiara. Esa vivencia marcó el inicio de LWC, además de motivar mi vida de allí en adelante”, relata.

Bajo esta premisa, LWC -que tiene presencia en Puerto España (Trinidad y Tobago), Bridgetown (Barbados) y Santa Lucía-, ha desarrollado varios ministerios de apoyo para la atención de sectores sociales vulnerables, como enfermos terminales, gente de calle, indigentes, niños, mujeres y ancianos abandonados, drogodependientes, refugiados y gente con VIH, además de apoyar el trabajo institucional de la arquidiócesis de Puerto España.

“Uno no puede llamarse verdaderamente cristiano si no se involucra en ambos ámbitos: el pastoral y el social”, considera la directora de LWC, para quien los dos componentes de la cruz, la línea vertical y la horizontal, representan precisamente esta dicotomía.

Sin duda, el trabajo no ha sido en vano. Desde la creación de la entidad, son incontables los testimonios de personas que, tras haberse encontrado en la más profunda necesidad, han culminado sus estudios, conseguido trabajo y formado familias, asegura Maingot, quien recalca que todo ha sido posible con el apoyo del Señor “que cada día nos provee lo necesario”, sin dejar de mencionar el trabajo de los 600 miembros, 160 trabajadores remunerados y de los cerca de 300 voluntarios que forman parte de LWC, cuyo reclutamiento, afortunadamente, no ha sido difícil.

“Hemos trabajado en esto más de cuarenta años, por lo que la gente nos conoce muy bien. Cada día acuden personas con el deseo de ayudar”, explica. 


El trabajo se extiende a la comunicación

LWC también trabaja en el ámbito comunicacional a través de Trinity TV, cadena de televisión fundada en 1993, y dirigida actualmente por Lisa Bhajan, flamante vicepresidenta de SIGNIS Caribe e integrante de la comisión directiva de SIGNIS ALC.

En este caso, lo que motivó a la organización emprender un proyecto en esta área fue el llamado del Papa Juan Pablo II para que la Iglesia tenga mayor presencia en los medios de comunicación.

Además de transmitir las celebraciones eucarísticas y otras actividades organizadas por la arquidiócesis de Puerto España, TTV da voz a varios sectores sociales, en consonancia con la doble misión de la Iglesia, señalada previamente por Maingot.  

Si bien la señal del medio televisivo actualmente solo llega a Trinidad y Tobago, Barbados y St. Vincent, el principal objetivo es que, en un futuro, esta abarque toda la región del Caribe. “Rezamos para que eso ocurra”, concluye Bhajan.


Trabajo con SIGNIS Caribe

El trabajo de la multifacética Rhonda no se limita a LWC. Convencida de que era necesaria la existencia de una asociación que congregara a las organizaciones de comunicación y comunicadores laicos de las Antillas anglófonas, en 2007, promovió la fundación de SIGNIS Caribe, junto con Monseñor Jason Gordon, actual obispo de Barbados, San Vicente y Grenadines. En la directiva anterior, Maingot se desempeñó como tesorera de la subregión.

La entidad, asociada tanto de SIGNIS como de SIGNIS ALC, agrupa a varias dependencias de comunicación diocesanas, medios de comunicación y organizaciones católicas de catorce territorios del Caribe: Antigua, Barbados, Belice, Dominica, Grenada, Guyana, Jamaica, Aruba/Curaçao, St. Vincent y Grenadina, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, Surinam, Bahamas y Guadalupe.

Uno de los proyectos más importantes de SIGNIS Caribe actualmente es la implementación del Plan de Comunicación Pastoral para la Conferencia Episcopal de las Antillas.

Durante la Décima Asamblea Ordinaria que aconteció hace pocos días, otra de las propuestas fue la creación de una Secretaría Ejecutiva exclusiva para SIGNIS Caribe, así como el fortalecimiento de los procesos de formación y capacitación en comunicación de todas las entidades miembro, a través de seminarios virtuales.