Caracas, Venezuela.– La Red Eclesial Panamazónica de Venezuela (REPAM) expresó su preocupación por la destrucción ambiental de la Amazonía e hizo un llamado  toda la sociedad y a toda la Iglesia a responder a las inquietudes y llamadas a la "responsabilidad común que tales situaciones exigen”. En un comunicado titulado “Amazonía venezolana: los clamores de la tierra y de los pueblos exigen respuestas”, preparado de manera conjunta con la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), la REPAM señala que la destrucción de la amazonía "es una situación que afecta a toda la región, por lo que el llamado a la sociedad civil y a las instituciones pretende dar voz a los pueblos indígenas afectados a causa del incremento de la actividad minera, del incumplimiento de las condiciones mínimas de explotación minera y de la depredación de la naturaleza en la Amazonía.

Monseñor José Ángel Divasson, Presidente de la REPAM Venezuela, durante la rueda de prensa de presentación ha explicado que este problema socio-ambiental es solo uno de los muchos que sufren las comunidades indígenas en la actualidad y ha manifestando su “dolor al ver a la gente muriendo por envenenamiento de agua contaminada con mercurio”. Además ha querido remarcar como la explotación minera no puede ser la solución a los problemas económicos de Venezuela. Por su parte el geógrafo Hector Escandel, coordinador de la REPAM en la comunidad de Puerto Ayacucho, capital del Estado de Amazonas (Venezuela) ha definido las acciones de explotación minera como parte de un “modelo de desarrollo depredador” que afecta al país y que no prioriza una economía que genere bienestar sino pobreza y exclusión

El llamamiento - respaldado por el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela (CONALAI), la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC) y Cáritas Venezuela -, recuerda cómo ante esta situación “la Iglesia ha tomado, desde hace años, posiciones precisas, dirigidas a la toma de conciencia de la gravedad de los problemas y de sus notables consecuencias, y a proponer soluciones de respeto y equidad”.

Citando la Encíclica “Laudato Sì” del Papa Francisco, “instrumento esclarecedor y estimulante, que se ha convertido en un punto de referencia para todos”, y la reciente Exhortación Pastoral del CELAM titulada “Discípulos Misioneros Custodios de la Creación” el llamamiento recuerda que todos estamos llamados a “ser custodios de esta casa común, a cuidarla, defenderla para las generaciones futuras” renovando el compromiso “con los pueblos que habitan estas tierras para llevarles la Buena Noticia de Jesucristo, el Salvador enviado por nuestro Padre Dios para que se haga realidad su Reino de justicia, amor y paz en nuestro mundo”.

Fuente: Agencia Fides