Bogotá, Colombia.- En un fallo considerado histórico, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se pronunció a favor de declarar a la Amazonia colombiana como sujeto de derechos y ordenó a las instancias estatales implementar planes de acción de corto, mediano y largo plazo para su protección. La decisión judicial se dio en respuesta a un reclamo presentado contra el Estado por un grupo de 25 niños, niñas, adolescentes y jóvenes adultos entre 7 y 25 años de edad, o tutelantes, “que viven en ciudades que hacen parte de la lista de ciudades de mayor riesgo por el cambio climático”, quienes solicitaron “el amparo de sus derechos a gozar de un ambiente sano, vida y salud, máxime cuando la amenaza a la degradación del ambiente, a causa de la deforestación de la selva amazónica colombiana, redunda negativamente sobre éstos”.

“Sin un ambiente sano, los sujetos de derecho y los seres sintientes en general no podemos sobrevivir, ni mucho menos resguardar esos derechos, para nuestros hijos ni para las generaciones venideras”, dice el fallo de la Corte Suprema de Justicia, emitido el 5 de abril.

Para la CSJ, “la conservación de la Amazonia es una obligación nacional y global, se trata del principal eje ambiental existente en el planeta, por tal motivo se le ha catalogado como el ‘pulmón del mundo’, por cuanto (…) representa el 6% de la superficie del planeta y ocupa 40% del territorio de América Latina y el Caribe.

Sus 38.7 millones de habitantes [incluidos 385 pueblos indígenas] constituyen el 11% de la población de los ocho países amazónicos [Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela]”.

La Amazonia tiene una extensión total de 7.8 millones de km², sus ríos aportan aproximadamente el 20% del agua dulce del planeta. El río Amazonas, considerado el más largo y caudaloso del mundo, tiene 6,900 km de extensión, mientras que la cuenca amazónica posee 25,000 km de ríos navegables. Además, contiene 30,000 especies de plantas vasculares, incluyendo entre 5,000 a 10,000 especies de árboles.

Según el Instituto de Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), entre 1990 y el 2016, Colombia perdió más de 2.1 millones de hectáreas de bosques. En el 2016 fueron deforestadas 178,597 Ha, 44% más que en el 2015, cuando la deforestación alcanzó 124,035 Ha. Sólo en la Amazonia, que constituye el 67% de la superficie boscosa colombiana, se deforestaron 70,074 hectáreas.

La CSJ ordenó también a los municipios de la Amazonia actualizar sus Planes de Ordenamiento Territorial en un plazo de cinco meses, y contar con un plan de acción de reducción de la deforestación a cero con estrategias medibles. Y a las Corporaciones Autónomas de la Amazonía (Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y Oriente Amazónico, Cormacarena y Corpoamazonía) expedir un plan de acción para reducir la deforestación.

“El fallo es un paso fundamental en la dirección que ya venían dando otras cortes alrededor del mundo, que han ordenado a los gobiernos cumplir y aumentar sus compromisos contra el calentamiento global”, aseveró el director de Dejusticia, César Rodríguez Garavito. “En este caso, además de recoger el consenso científico sobre la importancia de los bosques en la mitigación del cambio climático, el fallo avanza al declarar la Amazonía como sujeto de derechos, lo que permite proteger ese ecosistema esencial para Colombia y la humanidad”.

La medida también constituye un paso adelante en cuanto al concepto jurídico conocido como la Jurisprudencia de la Tierra o Derechos de la Madre Tierra, incluido en la propuesta hecha en el 2009 por el presidente de Bolivia, Evo Morales, a la Asamblea General de las Naciones Unidas de elaborar una Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra que busque crear un marco legal que promueva no sólo la protección y preservación del medio ambiente sino también una relación de armonía entre las personas y la Pachamama.

Fuente: Noticias Aliadas