En Vivo
 
 

Pueblos indígenas

Indígenas de Perú rechazan proyecto que favorece la tala ilegal y el etnocidio

Indígenas de Perú rechazan proyecto que favorece la tala ilegal y el etnocidio

Lima, Perú.- A través de una comunicación dirigida a la Presidenta del Congreso de la República, Luz Salgado, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, AIDESEP, expresó su rechazo al Proyecto de Ley 00075-2016-CR, que según afirma favorece la tala ilegal y el etnocidio. En la carta se denuncia que la iniciativa legal propuesta por el congresista Carlos Tubino tendría graves consecuencias para los bosques de la amazonía y para los Pueblos Indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial (PIACI) del área involucrada. En la carta se manifiesta que el proyecto "favorece la tala ilegal y llevaría enfermedad y muerte a las comunidades nativas y a los Pueblos Indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial (PIACI) Amahuaca, Sharanahua, Hunikuin, Madijá, Mastanahua, Manchineri, Maranahua, Yaminahua y Mashco Piro que habitan en la provincia de Purús y en los bosques que colindan con Madre de Dios y Cusco, en Perú, así como en Acre, Brasil". Según se explica, este "proyecto propone indirectamente una vía carretera para la destrucción de la selva en favor de las mafias criminales de la tala ilegal que desean acceder a los últimos millones de hectáreas de árboles de la caoba que constituyen ese bosque. De hecho, las mujeres indígenas del Purús comercializan de manera responsable semillas de caoba de alta calidad sin destruir el bosque. El acceso a este bosque también permitiría la entrada de la minería ilegal así como la expansión de las redes del narcotráfico hacia el Brasil", se lee. La carta suscrita por el presidente encargado de AIDESEP, Jamner Manihuari Curitima, explica que este proyecto "no solo tiene consecuencias negativas para los peruanos sino también para los brasileños. El Estado del Brasil  ha llamado la atención  al gobierno peruano por la acción de taladores ilegales y de narcotraficantes de origen peruano que operan en la frontera de Acre y Cruzeiro do Sul. Incluso en 2007 el Ejército de Brasil y el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA) cruzaron la frontera destruyeron el campamento de los taladores ilegales y detuvieron a los taladores ilegales como lo reportó la cancillería peruana". La AIDESEP es la principal organización de pueblos indígenas del Perú, y articula 1800 comunidades, asociadas en 109 federaciones y 9 organizaciones regionales. Lea aquí la carta íntegra
Indígenas piden al Papa Francisco ayuda para frenar mineras y petroleras

Indígenas piden al Papa Francisco ayuda para frenar mineras y petroleras

Puebla, México.- Indígenas totonakus y nahuas, de 25 comunidades y municipios de la Sierra Norte de Puebla, México, solicitaron al Papa Francisco una audiencia y su oración para poder enfrentar las agresiones que representan los megaproyectos para sus pueblos y defender la “Casa Común”.  El pedido lo hicieron a través de una carta entregada al nuncio apostólico en México, Franco Coppala. Los indígenas agrupados en la Organización Tutunakú-Nahua en Defensa del Territorio y sus Pueblos pidieron al Pontífice su oración, su palabra y su solidaridad, para fortalecer la lucha que han decidido dar como pueblos en defensa de su vida, su identidad y su cultura ante la embestida de empresas poderosas como Walmart, Grupo México, Almaden Minerals, Deselec 1- Comexhidro, ICA, que quieren establecer hidroeléctricas, minas, petróleo, gas y saquear los bienes naturales de sus territorios. “Necesitamos tu oración y tu palabra para seguir caminando con amor y esperanza, para que el corazón de estos empresarios y gente del gobierno que no nos respetan y que no aman a la Madre Tierra puedan abrirse al amor a los demás y comprendan que somos hermanos y que no se puede dañar a la Madre Tierra sin dañar a toda la humanidad”, indicaron. Los habitantes de la cuenca del Río Ajajalpan señalaron que además de manifestar su rechazo a los denominados proyectos de muerte, han caminado los senderos que “las leyes nos dan para defender nuestro territorio, pero parece que las leyes están hechas para su favor, de los empresarios y no de los pueblos indígenas”. Acusaron que, menospreciándolos, les quieren imponer un “desarrollo” que no es el que han decidido construir como pueblos, porque implica la destrucción de la naturaleza. “Hermano Francisco –le dijeron–, queremos compartir nuestra tristeza y dolor por la destrucción que de nuestra Madre Tierra están haciendo empresarios que pensamos no conocen nuestra historia, nuestra cultura, que no saben cómo escuchar a la Madre Naturaleza que cada día nos habla, nos cuida, nos da vida, tal vez porque nadie les enseñó como a nosotros, que todos somos hermanos y todos somos hijos y guardianes de la Tierra, que la tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra”. Los indígenas serranos que al amparo de la encíclica Laudato Si, ha decidido continuar con el “desafío urgente de proteger nuestra casa común” y por eso piden una audiencia para “colaborar como instrumento de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades por que el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos”, como lo establece el texto papal. “Dicen los empresarios, junto con gentes del gobierno que sus proyectos de minería, petróleo, gas, hidroeléctricas, nos traen progreso y desarrollo. Y nosotros miramos diferente, miramos que lastiman la tierra, secan los ríos, se adueñan de manantiales y nos dejan sin agua; hacen acuerdos con unos cuantos sin respetar a los más humildes, a nuestros ancianos; distinguen a los que más tienen de los que tenemos poco y compran conciencias aprovechando que hay hermanos con mucha necesidad y que por algunos pesos entregan su parcela, les entregan una firma, traicionan al pueblo. Y pues ellos, los empresarios ricos y también algunas gentes del gobierno dicen que somos ignorantes porque no tenemos mucho estudio, porque seguimos hablando nuestra lengua, o haciendo nuestros rituales cuando sembramos, cuando falta la lluvia, cuando viene la enfermedad. Se desesperan cuando tomamos tiempo para hablar y decidir en asambleas, cuando tomamos tiempo para orar y pedir a nuestro Padre Dios que nos guié para que las asambleas vayan bien, para que los acuerdos sean los mejores para nuestros pueblos”, explicaron. Fuente: OCMAL/regeneracion.mx