Quito, Ecuador.- La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) solicitó la mediación de la Iglesia Católica en el conflicto caso Nankints, en la provincia de Morona Santiago, en donde desde noviembre de 2016 se mantiene una tensión por los enfrentamientos entre indígenas shuar y las fuerzas del orden, en la zona minera concesionada a la empresa china EXSA, y que ya han ocasionado la muerte de un policía.  La  mañana del martes 3 de enero de 2017, el Consejo de Gobierno de la CONAIE, presidido por el dirigente indígena Jorge Herrera, se reunió con el arzobispo de Quito y Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Monseñor Fausto Trávez, a quien entregaron un documento con 5 puntos para la mediación.

 

Según el presidente de la CONAIE, el arzobispo metropolitano se comprometió a revisar el documento con los 5 puntos planteados por la organización indígena para luego pronunciarse sobre el pedido de mediación desde la Conferencia Episcopal.

Entre los plantemientos hechos por la CONAIE están: la desmilitarización de Nankints y de la provincia de Morona Santiago; la conformación de una Comisión veedora que se encargue de investigar los pormenores del proyecto minero San Carlos de Panantza; establecer una Comisión que permita determinar e identificar la posesión ancestral de los territorios de los pueblos y nacionalidades; la realización de la Consulta Previa, Libre e Informada a las poblaciones indígenas que afecten los proyectos extractivos; y la no judicialización a líderes y lideresas.

Hasta el momento, el Gobierno de Ecuador ha rechazado las formas de solución pacífica al conflicto de Nakints que ha planteado el movimiento indígena-CONAIE, tales como la propuesta de mediación internacional, mientras que la principal organización indígena insiste en dar soluciones al conflicto instaurado en Nankints, Morona Santiago por la presencia de la minera china EXSA.

En los días previos a la celebración de la Navidad, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana emitió un comunicado en el que hicieron un llamado a que se deponga "toda violencia y nos sentemos a dialogar frente a los hechos lamentables ocurridos en la Provincia de Morona Santiago".