Bolivia.- Las actividades de exploración petrolera que lleva adelante la empresa YPFB en la amazonía boliviana está amenazando la autonomía y forma de vida de los pueblos indígenas y en aislamiento voluntario.  El proyecto petrolero avanza a pesar de las advertencias formuladas por la CIDH.

Según la nota informativa que publica la agencia de información intercultural SERVINDI, la compañía china de petróleo BNG estaría realizando labores de exploraciones en territorio reservados para pueblos en aislamiento. Lo más grave del proyecto es que la obra se da por encargo de la petrolera estatal YPFB.

A pesar de que a mediados del 2016 el Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB) había alertado la presencia de pueblos indígenas y en aislamiento (tacanas y toromonas), las labores de exploración petrolera continuaron, por lo que se presentó una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), invocando el cumplimiento del Convenio 169° de la OIT. En la solicitud se solicitaba puntualmente el cese de las operaciones.

Desde enero de este año, la CIDH notificó al Estado de Bolivia que es el propietario de YPFB (titular del proyecto) una serie de medidas cautelares. Entre ellas se encontraba el cese de cualquier operación que ponga en peligro a los pueblos indígenas en aislamiento.

Cabe recordar que no solo el Convenio 169° de la OIT exige al Estado de Bolivia la protección sobre los pueblos en aislamiento, sino también la propia constitución, que define a este país como plurinacional lo dictamina:

Art. 31 – 1. Las naciones y pueblos indígena originarios en peligro de extinción, en situación de aislamiento voluntario y no contactados, serán protegidos y respetados en sus formas de vida individual y colectiva.

A lo largo del 2016 los monitores socioambientales detectaron una serie de incidentes que afectaban a territorios destinados a los pueblos en aislamiento. Uno de ellos, el más grabo, ocurrió en setiembre del año pasado cuando una serie de trabajadores de la petrolera estuvieron a punto de tener un encuentro con pobladores no contactados.

La respuesta inmediata de parte de YPFB fue asegurar que se desmontaría el campamento en la zona del incidente. Sin embargo, pocos días después el presidente de esta institución, Guillermo Achá, “no tener confirmación de ningún pueblo no contactado”.

Así las cosas, en Bolivia podría darse la nefasta situación de que un proyecto petrolero destruya el estilo de vida de una nación en aislamiento como la Toromona.

En su reporte, José Carlos Díaz Zanelli  se pregunta ¿Dónde quedó el proyecto de república plurinacional que liderara Evo Morales?

Fuente: SERVINDI