Puerto Maldonado, Perú.- Tres organizaciones amazónicas entregaron al papa Francisco la “Declaración indígena de Madre de Dios”, durante su visita a la ciudad de Puerto Maldonado, donde se reunió con diversos pueblos indígenas.

El documento contiene algunas  propuestas que permitirán “detener la intensa destrucción de la Amazonía y sus pueblos” y hacen un llamado para que el Estado, organismos internacionales y la opinión pública a actuar juntos.

Una de las propuestas consiste en solicitar una Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el fin de “impulsar acciones inter-estatales que afronten urgencias transfronterizos ambientales, climáticas, pueblos en aislamiento, derechos humanos y enfermedades tropicales y generadas por imposición de actividades extractivas”.

Asimismo, plantean la titulación colectiva integral de más de 200 millones de hectáreas de los pueblos indígenas, poner un alto a los retrocesos legales en derechos territoriales, respeto a las áreas naturales protegidas y a los derechos ancestrales de los pueblos.

Se pide además detener las agresiones a la Amazonía como la deforestación y contaminación resultado de la minería, los agronegocios, hidrocarburos y grandes proyectos de infraestructura como el IIRSA.

Entre otras tentativas también se enfatiza en la protección de los derechos de los pueblos en aislamiento, el respeto a la consulta previa, detener la criminalización de dirigentes y respetar el autogobierno de los pueblos indígenas.

Cabe destacar que además de las propuestas, el documento también llama la atención acerca del párroco Miguel Piovesan, de Puerto Esperanza, como promotor de una carretera maderera en perfjuicio de los pueblos en aislamiento.

Las organizaciones amazónicas también plantean alternativas como la economía indígena de Vida Plena, acciones de salud urgentes y la ambición climática en apoyo con las acciones indígenas.

Entre las organizaciones firmantes se encuentran la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD), la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) y la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA).

“Solicitamos al papa Francisco, que la estructura amazónica y mundial del Vaticano pueda concertar con nuestras organizaciones, las acciones para objetivos comunes y sumar alianzas con los defensores ambientales y de DD. HH. en el 'cuidado de la casa común', la cual ya está convulsionada”, finaliza el documento.

El documento puede revisarse aquí

Fuente: SERVINDI