Por Jorge Ortega*- Con 120 millones de habitantes y más de 10 millones de emigrantes en los Estados Unidos, el país tiene que moverse bajo enormes diversidades étnicas, sociales, económicas y culturales. La complejidad está siempre presente. La construcción de la paz, y el progreso son un desafío permanente.
Los "muchos Méxicos" gestan diversos enfoques psicológicos, sociológicos, políticos y religiosos. La diversidad es la riqueza del país, y paradójicamente, también la perene dificultad por mantener la unidad. La influencia de los medios y las mafias proponen de continuo la tentación de ser desleal, violento y corrupto, gestando una atmósfera de riego permanente.
En los extremos tenemos demasiados mexicanos, que no pueden escapar del hambre, el analfabetismo, el aislamiento y la marginación; requieren tanto del apoyo subsidiario como de ejercer la autoayuda... Y tenemos también algunos mexicanos, que disfrutan de confort, instrucción, abundancia y fácilmente pasan de largo con indiferencia; requieren tanto de la vivencia evangélica como de considerar el destino universal de los bienes...
Los que quisiéramos ser testigos de nuestro tiempo y apóstoles eficaces, tenemos siempre en mente la necesidad de un Proyecto Nación, capaz de ser un medio para construir una Civilización del Amor. Pero nos encontramos con retos difíciles de alcanzar, rodeados por los muchos modos de conceptuar lo cristiano. No creo que sea fácil la vida consagrada o clerical ni el liderazgo de los pastores; tampoco resulta sencillo ser laico ni ser joven. México cambia cada vez a más velocidad, muchos se rezagan en la inadaptación y los abismos pudieran ser insalvables.
La comunicación eclesial "ad intram" ha sido nuestro punto de partida, que implica motivar la articulación de diversos apostolados laicales y las relaciones institucionales con la Conferencia del Episcopado y la Nunciatura; así como impulsar trabajos con otras tradiciones cristianas. Procurar que SIGNIS favorezca el conocimiento y el descubrimiento de todos los carismas, a efecto de articular visiones y multiplicar resultados.
Pero no estamos llamados a "pescar en una pecera". La comunicación eclesial "ad extram" es el punto de llegada, que implica comunicarse con los que tienen un ardor disminuido, son indiferentes o incluso de pensamiento no cristiano. Esto lleva a procurar que SIGNIS favorezca el tendido de puentes con todo tipo de comunicadores, a efecto de encontrar tolerancia y convivencia.
Si de verdad estamos dispuestos a ser auténticos, tenemos que crecer; abrir, aceptar, invitar, perdonar, acoger, participar, fortalecer, sumar, multiplicar... tomar iniciativa, innovar, emprender y gestar soluciones antropológicas, sociales y económicas específicas... aprender a "primerear" y ejercer liderazgos eficaces en ambientes inundados por mensajes de cultura de la muerte, consumismo, sexualismo y violencia; pero entre nosotros, nada de ser débiles, insignificantes, perdedores, estoicos ni fracasados.
En este marco de referencia, fruto de muchos diálogos, hemos considerado, que México requiere 27 líneas de inspiración y acción cristianas:
1) Campaña permanente de Oración por la Paz
2) Difundir lo que nuestra Iglesia ha realizado históricamente
3) Comunicar pedagógicamente Doctrina Social Pontificia
4) Gestar conciencia acerca de las diversas Iglesias que sufren persecución
5) Producir un video viral: Iglesia por México
6) Motivar la construcción de un glosario de conceptos cristianos básicos
7) Apoyar la evangelización digital
8) Celebrar reuniones continuas de comunicadores
9) Mantener contacto con jóvenes en escuelas de comunicación
10) Motivar proyectos de educación alterna y a distancia
11) Crear conciencia de la urgencia de la educación sexual
12) Diseñar campaña pro jóvenes consagrados
13) Difundir mensajes e imágenes para la paz
14) Dignificar la labor de catequistas
15) Generar emprendedores e innovadores
16) Invitar a los fieles a brindar acompañamiento a sus sacerdotes
17) Apoyar a creyentes en zonas de conflicto dominadas por violencia o narco
18) Incidir en la realización de encuentros para la dignidad, la paz y el desarrollo
19) Tender puentes de comunicación Inter Apostólica
20) Motivar la realización de cursos de liderazgo desde distintos carismas
21) Invitar a investigadores a ofrecer soluciones web
22) Fomentar el ecumenismo cristiano
23) Mantener vivas redes de comunicadores
24) Diseñar soluciones digitales
25) Motivar iniciativa y respuesta de especialistas en temas candentes
26) Ampliar diálogos, cabildeos y relaciones públicas
27) Invitar a las universidades a ofrecer posgrados en política
Los comunicadores hemos de evolucionar y adaptarnos en el espacio, tiempo, profundidad y virtualidad de los muchos Méxicos, involucrados en el fortalecimiento del Reino de Dios desde enfoques diversos. Ser valientes y realistas. Evitar ideologización o sectarismo. Anunciar, denunciar y cambiar, mirando al frente, inyectando Esperanza.
Nuestra fortaleza son las familias y los jóvenes. Nuestra oportunidad está en los Derechos y Deberes fundamentales. La debilidad radica en la amnesia, la irresponsabilidad y la apatía. La amenaza está en las riquezas ilícitas, la impunidad, el narco, las armas y la destrucción de la natura. Esto se deduce de los recientes mensajes del Papa Francisco a México.
Tenemos visión, misión y proyecto: Dignidad, solidaridad, responsabilidad, participación y bien común. Ser apóstoles eficaces implica ser intrínsecamente diseñadores del futuro (personal, familiar, social, regional, nacional, continental y global). Así que comunicadores católicos: ¡Dios y audacia! Requerimos de empresas sociales y proyectos de nación, así como de pequeñas o grandes Civilizaciones del Amor. Estos son los caminos para que sea más sencilla la vida laical, la consagrada y la clerical, y también más viable el porvenir de las nuevas generaciones de jóvenes.
México seguirá cambiando cada vez a más velocidad, pero estaremos ahí -en la entraña- construyendo sociedades más humanas y más cristianas. Desde SIGNIS, implica asumir nuestra pequeñez y nuestro significado, nuestro sentido filial en Dios y nuestro compromiso fraternal. Navegamos a través de inspiración y acción cristianas, elevados a planes y programas, comunicando la conveniencia de ser mejores ciudadanos y mejores cristianos. Dios hará que nuestros mensajes se potencien.

------------------------
* Jorge Ortega. Presidente Signis México AC. Estudios de Filosofía, Derecho, DSC, Ciencias Sociales. Dirige Civilización Emprendedora AC.

Artículo publicado en el Boletín Punto de Encuentro de SIGNIS ALC, mayo 2016