Ricardo Alvarenga*

Creada con el objetivo de incentivar y valorizar las prácticas comunicativas de la Iglesia Católica por todo el mundo, la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (JMC), llega a su quincuagésima segunda edición en 2018. El certificado de nacimiento de esta conmemoración está en el Decreto Conciliar Inter Mirifica, de 1963. El decreto es uno de los documentos que fueron lanzados como fruto de las reflexiones del Concilio Ecuménico Vaticano II, iniciado por el papa, hoy santo, Juan XXIII y finalizado por Pablo VI, recientemente declarado por el Papa Francisco como santo.

En el artículo 18 del Inter Mirifica queda claro que la conmemoración fue creada con el propósito de "reforzar el variado apostolado de la Iglesia por intermedio de los medios de comunicación se celebra anualmente, en las diócesis del mundo entero, un día dedicado a enseñar a los fieles sus deberes en lo que se refiere a los medios de comunicación, a orar por la causa ya recoger fondos para las iniciativas de la Iglesia en ese sector, según las necesidades del mundo católico".

La primera Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se celebró el 12 de mayo de 1967, con la temática: Los medios de comunicación social, el mensaje de aquel año fue escrito por el Papa Pablo VI. Desde la primera celebración de la JMC, los papas escriben anualmente un mensaje, sobre una temática específica. Estos mensajes se han convertido en referencias para estudiosos y comunicadores de todo el mundo en la comprensión de la relación de la Iglesia Católica con los medios de comunicación a lo largo de más de 50 años.

Un panorama de los mensajes escritos hasta hoy nos lleva a cifras bastante significativas que demuestran la fidelidad de la Iglesia en lo que se refiere a la reflexión sobre los medios de comunicación. El Papa Pablo VI escribió 12; el Papa Juan Pablo II fue quien más mensajes produjo para esa conmemoración, en total son 27; el Papa emérito Benedicto XVI redactó ocho; y el actual pontífice, el Papa Francisco ha publicado cinco mensajes. Desde la conmemoración de la vigésima edición de la JMC, los mensajes pasaron a ser divulgados el 24 de enero, con ocasión de la fiesta litúrgica de San Francisco Sales, patrono de los periodistas.

El mensaje divulgado por el Papa Francisco en enero de 2018, se configura con un verdadero desafío para nuestro tiempo, así como demuestra la actualidad de la reflexión de Francisco sobre los fenómenos comunicacionales de la actualidad. El pasaje bíblico "La verdad os hará libres" extraído del evangelio de Juan, capítulo ocho, versículo 32 ilumina la temática propuesta por el Papa para la JMC: Fake news y periodismo de paz.

"Hoy, en un contexto de comunicación cada vez más veloz e inmersos dentro de un sistema digital, asistimos al fenómeno de las noticias falsas, las llamadas «fake news». Dicho fenómeno nos llama a la reflexión; por eso he dedicado este mensaje al tema de la verdad", dijo Francisco.

Esta no es la primera vez que un pontífice establece esa relación entre comunicación y verdad. El Papa Pablo VI, escribió en 1972, con ocasión de la celebración de la 6° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el mensaje titulado: Los instrumentos de comunicación social al servicio de la verdad.

"Cada hecho tiene su propia verdad, que abarca muchos aspectos, no siempre fácilmente perceptibles en su totalidad. Sólo el esfuerzo conjunto y sincero de comunicadores y receptores puede ofrecer una cierta garantía de que cada evento sea comprendido en su verdad integral", aseguró Pablo VI. La dirección dada por el pontífice se refuerza con el mensaje de Francisco, que comenta sobre la necesidad de un esfuerzo colectivo, de los profesionales de la comunicación, pero también de cada persona con la comunicación de la verdad.

Esta reflexión propuesta por el Papa Pablo VI y rescatada por el Papa Francisco se configura como una temática emergente en el contexto social actual, pues se trata de un fenómeno mundial: la presencia constante de noticias falsas y la falta de un periodismo comprometido con la persona humana y no sólo con intereses políticos y económicos. "Quisiera ofrecer de este modo una aportación al esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias falsas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad", declaró Francisco.

Las fake news, son noticias falsas, pero que parecen ser verdaderas. No se trata de una broma, algo lúdica o ficción, es una mentira revestida de elementos que le confieren veracidad. La difusión de estas noticias se produce principalmente en el espacio de las redes sociales digitales. La periodista británica Claire Wandle indicó una lista de 7 tipos de noticias falsas que podemos identificar y combatir:

  1. Sátira o parodia: sin intención de causar mal, pero tiene potencial de engañar;
  2. Falsa conexión: cuando titulares, imágenes o subtítulos dan falsos consejos de lo que es el contenido realmente;
  3. Contenido engañoso: uso engañoso de una información para usarla contra un asunto o una persona;
  4. Falso contexto: cuando un contenido genuino se comparte con un contexto falso;
  5. Contenido impostor: cuando fuentes (personas, organizaciones, entidades) tienen sus nombres usados, pero con afirmaciones que no son suyas;
  6. Contenido manipulado: cuando una información o idea verdadera es manipulada para engañar al público;
  7. Contenido fabricado: hecho de cero, es 100% falso y construido con la intención de desinformar al público y causar algún mal.

Esta diversidad de formas por las cuales las noticias falsas pueden aparecer nos conduce a la necesidad de una reflexión cada vez más profunda de los contenidos que leemos y que muchas veces compartimos. Particularmente en nuestro país, vamos a iniciar pronto el período electoral que se ha configurado con uno de los más inciertos y complejos desde la redemocratización de Brasil. En el contexto político de otros países como en los Estados Unidos, la presencia de las fake news fueron determinantes para el resultado de las urnas electorales. Es necesario que estemos vigilantes y atentos a los contenidos a que tengamos acceso.

"Las fake news se convierten a menudo en virales, es decir, se difunden de modo veloz y difícilmente manejable, no a causa de la lógica de compartir que caracteriza a las redes sociales, sino más bien por la codicia insaciable que se enciende fácilmente en el ser humano. Las mismas motivaciones económicas y oportunistas de la desinformación tienen su raíz en la sed de poder...", nos recuerda el Papa Francisco en su mensaje.

En el combate de las noticias falsas y en la lucha por la construcción de un contexto comunicativo de verdad y paz todos los esfuerzos son válidos. Es responsabilidad de cada uno de nosotros decidir qué contenido vamos a compartir y qué mensaje vamos a llevar adelante. En esta batalla por la verdad y la paz podemos contar con el refuerzo dado por la Federación Internacional de las Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias y Bibliotecas (IFLA) que ha publicado sugerencias que pueden ayudar a todos en el proceso de identificación de noticias falsas.

  1. Considere la fuente de la información: trate de entender su misión y propósito mirando a otras publicaciones del sitio;
  2. Lea más allá del título: los títulos llaman la atención, pero no cuentan la historia completa;
  3. Chequee a los autores: asegúrese de que realmente existen y son de confianza;
  4. Busque fuentes de apoyo: busque otras fuentes que confirmen las noticias;
  5. Chequee la fecha de la publicación: vea si la historia todavía es relevante y está actualizada;
  6. Cuestione si es una broma: el texto puede ser una sátira;
  7. Revise sus preconceptos: sus ideales pueden estar afectando su juicio;
  8. Consulte a expertos: busque una confirmación de personas independientes con conocimiento;

Ante ello necesitamos fomentar la reflexión y el debate sobre estas temáticas en nuestras comunidades, escuelas, familia y grupos. Sólo juntos podremos combatir la presencia de las fake news y así fomentar un periodismo comprometido con la verdad, la paz y el bien común. Al final como dice el Papa Francisco:

"Señor, haznos instrumentos de tu paz.

Haznos reconocer el mal que se insinúa en una comunicación que no crea comunión.

Haznos capaces de quitar el veneno de nuestros juicios.

Ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos y hermanas.
Tú eres fiel y digno de confianza; haz que nuestras palabras sean semillas de bien para el mundo".
 

* Doctorando y magister en Comunicación Social por la Universidad Metodista de São Paulo, colaborador de la Comisión Episcopal Pastoral para la Comunicación de la CNBB, coordinador de la SIGNIS Brasil Joven, vice coordinador del Grupo de Investigación Comunicación y Religión de la Sociedad Brasileña de Estudios Interdisciplinarios de la Comunicación y periodista. ricardocalvarenga@gmail.com