Burgos, España.- El se­cre­ta­rio del Di­cas­te­rio de Co­mu­ni­ca­ción del Va­ti­cano, Monseñor Lu­cio Adrián Ruiz, de­fen­di­ó la ne­ce­si­dad de for­mar­se bien para lle­var la be­lle­za del Evan­ge­lio al mun­do di­gi­tal. Así lo dijo en la con­fe­ren­cia inau­gu­ral que pronunció en el marco de la 71° Se­ma­na Es­pa­ño­la de Mi­sio­no­lo­gía, que co­men­zó la tar­de del lu­nes 2 de ju­lio y concluye este jueves 5 de julio, y que está de­di­ca­da en esta oca­sión a la re­la­ción en­tre la Mi­sión de la Igle­sia y las re­des so­cia­les.

"A ve­ces no te­ne­mos idea de la be­lle­za del te­so­ro que te­ne­mos, y has­ta qué pun­to pue­de lle­gar a fas­ci­nar a los que no lo co­no­cen”, ha afir­ma­do mon­se­ñor Ruiz. El se­cre­ta­rio del Di­cas­te­rio para la Co­mu­ni­ca­ción del Va­ti­cano ex­pli­có que, para la Igle­sia, la cues­tión de la co­mu­ni­ca­ción no se tra­ta solo de téc­ni­cas e ins­tru­men­tos, sino que va más allá: la co­mu­ni­ca­ción es esen­cial en la fe, “lo que he­mos vis­to y oído, no po­de­mos de­jar de con­tar­lo”.

Según enfatizó, el men­sa­je es siem­pre el mis­mo, pero la so­cie­dad cam­bia. “El Es­pí­ri­tu San­to sus­ci­ta en cada épo­ca los ‘có­mo­s’ de la co­mu­ni­ca­ción”, ha ex­pli­ca­do. Esos “có­mos” en la so­cie­dad ac­tual pa­san por cons­truir un men­sa­je ci­men­ta­do en la fe, pero trans­mi­ti­do con los có­di­gos que en­tien­de la so­cie­dad ac­tual. “El mun­do ne­ce­si­ta co­no­cer la gran­de­za de nues­tro men­sa­je, pero no­so­tros a ve­ces no sa­be­mos co­mu­ni­car­lo bien. Este es un ver­da­de­ro pro­ble­ma de co­mu­ni­ca­ción”, Afir­mó. “No­so­tros so­mos mi­sio­ne­ros de la era di­gi­tal. Y en la era di­gi­tal es im­pres­cin­di­ble co­no­cer los có­di­gos, los len­gua­jes, los desa­rro­llos… para po­ner­se al ser­vi­cio de la per­so­na”.

Lu­cio Adrián ha de­fen­di­do que las re­des so­cia­les y el mun­do di­gi­tal, más allá de los dis­po­si­ti­vos, ha crea­do nue­vas for­mas de pen­sar, es­truc­tu­ras de men­tes di­fe­ren­tes. “Para al­guien acos­tum­bra­do a Twit­ter, no es acep­ta­ble una ho­mi­lía de 40 mi­nu­tos”. Por ello, la Igle­sia tie­ne que apren­der a co­mu­ni­car en es­tos có­di­gos, y cam­biar las for­ma de pro­du­cir la in­for­ma­ción. “Hay que ha­cer un ser­vi­cio mul­ti­me­dia, que im­pli­que al lec­tor… la for­ma de pro­du­cir es di­fe­ren­te”.

Por otro lado, ha ex­pli­ca­do que la sa­tu­ra­ción in­for­ma­ti­va pro­du­ce an­sie­dad, dis­trac­ción, e in­clu­so so­le­dad: “las re­des acer­can al que está le­jos, pero mu­chas ve­ces ale­jan al que está cer­ca”. Ade­más, la pre­sen­cia vir­tual, que mu­chas ve­ces dis­ta mu­cho de la reali­dad, crea una con­cien­cia mo­ral en la que todo se di­fu­mi­na. Todo ello lle­va a que la gen­te esté se­dien­ta de una co­mu­ni­ca­ción au­tén­ti­ca. El fin de la co­mu­ni­ca­ción de­be­ría ser la co­mu­nión, y ha­cia esa di­rec­ción debe tra­ba­jar la Igle­sia. “Te­ne­mos que sa­ber lle­var a la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea la no­ve­dad de Dios. Tam­bién en el ae­róp­gao mo­derno, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de ofre­cer un men­sa­je de be­llo, crea­ti­vo, ori­gi­nal y fas­ci­nan­te. A eso lo lla­mo yo Mi­sión”, con­clu­yó.

La Se­ma­na Es­pa­ño­la de Mi­sio­no­lo­gía, que finaliza este jue­ves 5 de julio, se lleva a cabo en la Fa­cul­tad de Teo­lo­gía de Bur­gos y se puede seguir en directo to­das las po­nen­cias y me­sas re­don­da, a través de la transmisión en strea­ming en su ca­nal de You­tu­be

Fuente: Agencia SIC