Este domingo 13 de mayo se celebra la 52° Jornada Mundial de la Comunicación Social, que en este año reflexiona sobre el tema "La verdad os hará libres" (Jn 8, 32). Fake news y periodismo de paz, propuesto por el papa Francisco en consideración a que en la actualidad "en un contexto de comunicación cada vez más veloz e inmersos dentro de un sistema digital, asistimos al fenómeno de las noticias falsas, las llamadas «fake news», como lo dice en su mensaje para la JMCS 2018.

Frente a esta realidad, el papa considera necesario reflexionar "para prevenir la difusión de las noticias falsas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad".

En su mensaje, el Obispo de Roma reconoce la "dificultad para desenmascarar y erradicar las fake news" por el "hecho de que las personas a menudo interactúan dentro de ambientes digitales homogéneos e impermeables a perspectivas y opiniones divergentes. El resultado de esta lógica de la desinformación es que, en lugar de realizar una sana comparación con otras fuentes de información, lo que podría poner en discusión positivamente los prejuicios y abrir un diálogo constructivo, se corre el riesgo de convertirse en actores involuntarios de la difusión de opiniones sectarias e infundadas. El drama de la desinformación es el desacreditar al otro, el presentarlo como enemigo, hasta llegar a la demonización que favorece los conflictos. Las noticias falsas revelan así la presencia de actitudes intolerantes e hipersensibles al mismo tiempo, con el único resultado de extender el peligro de la arrogancia y el odio".

"El antídoto más eficaz contra el virus de la falsedad es dejarse purificar por la verdad...  La verdad no es solamente el sacar a la luz cosas oscuras, «desvelar la realidad», como lleva a pensar el antiguo término griego que la designa, aletheia (de a-lethès, «no escondido»). La verdad tiene que ver con la vida entera", dice.

Así también destaca que "Si el camino para evitar la expansión de la desinformación es la responsabilidad, quien tiene un compromiso especial es el que por su oficio tiene la responsabilidad de informar, es decir: el periodista, custodio de las noticias. Este, en el mundo contemporáneo, no realiza sólo un trabajo, sino una verdadera y propia misión. Tiene la tarea, en el frenesí de las noticias y en el torbellino de las primicias, de recordar que en el centro de la noticia no está la velocidad en darla y el impacto sobre las cifras de audiencia, sino las personas. Informar es formar, es involucrarse en la vida de las personas. Por eso la verificación de las fuentes y la custodia de la comunicación son verdaderos y propios procesos de desarrollo del bien que generan confianza y abren caminos de comunión y de paz. Por lo tanto, deseo dirigir un llamamiento a promover un periodismo de paz" destaca.

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se celebra desde 1967 y fue instituída por expresa voluntad del Concilio Vaticano II (Cfr. Inter Mirifica, art. 18; Instrucción Pastoral Comunión y Progreso N° 100 y 167), con el objetivo de promover “la formación de conciencias frente a las responsabilidades que incumben a cada individuo, grupo o sociedad, como usuarios de estos medios”; invitar “a los creyentes, a rezar para que dichos medios sean empleados conforme al diseño de Dios sobre la humanidad”; y para estimular “a los católicos para sostener, con su generosidad, en un gesto de solidaridad de toda la comunidad eclesial, los gastos que exige el empleo de los medios de comunicación en la evangelización y en el progreso de los pueblos”.

La colecta de esta Jornada, ha sido la única que creó y recomendó el concilio Vaticano II.

Adicionalmente, en el Documento Comunión y Progreso N° 167, se señala que la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales tiene también el objetivo de poner de relieve el papel de quienes trabajan en este sector.

Revise aquí el texto íntegro del Mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de las Comunicaciones