En Vivo
 
 

Libertad de expresión

Aumenta el número de asesinatos a periodistas

Aumenta el número de asesinatos a periodistas

Ciudad de México.–El periodista Ricardo Monlui Cabrera, director del impreso El Político y dueño de la página elpolitico.com.mx, fue asesinado en la Ciudad Yanga, Veracruz. El comunicador, que también presidente la Asociación de Periodistas y Reporteros Gráficos de Córdoba y la Región, ha sido asesinado en circunstancias en que Monlui Cabrera estaba desayunando en compañía de familiares en un restaurante en el municipio. Cuando salió del establecimiento “unas personas que iban en motocicleta le dieron tres impactos de bala en el cuerpo. En entrevista con ARTICLE 19, Jorge Morales, secretario ejecutivo de la Comisión Estatal para la Atención y la Protección de los Periodistas (CEAPP) de Veracruz, manifestó que la única información con la que se cuenta –hasta el momento de la publicación de esta alerta– Monlui Cabrera además era autor de la columna “Crisol”, que se publicaba en El Sol de Córdoba y en distintos medios de Xalapa. Israel Roldán, periodista independiente y colaborador de Animal Político, dijo a ARTICLE 19 que Monlui abordaba en su columna temas diversos, principalmente los relacionados con la producción de caña de azúcar en la región. Incluso fue jefe de prensa de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar, CNC. Roldán, quien además dirige Polígrafo, verificación del Discurso Público, A.C., afirma que “cuando te animas a dirigir asociaciones (en el estado) inmediatamente te vigilan de forma discreta”. En diciembre de 2010, su hijo, Ricardo Monlui Ruiz, fue objeto de un ataque a con arma de fuego en el municipio de Ixtaczoquitlán, conurbado a Córdoba. En menos de un mes, han asesinado a 2 periodistas en México. Monlui Cabrera fue asesinado 17 días después de Cecilio Pineda, registrado en Guerrero el 2 de marzo. El crimen contra Pineda evidenció las fallas en las que incurre el Mecanismo de Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación (Segob). Desde 2000, ARTICLE 19  ha registrado 102 homicidios de periodistas, en posible relación con su labor informativa. Del total, 29 se han registrado durante la administración federal de Enrique Peña Nieto. Veracruz es la región más peligrosa para la prensa en México: 22 periodistas han sido asesinados desde 2000. En este contexto, destaca que el gobierno de Javier Duarte (1 de diciembre de 2010 al 30 de noviembre de 2016) registrara la mayoría de estos asesinatos, con 17. A pesar del cambio de gobierno, actualmente encabezado por Miguel Ángel Yunes, la violencia contra la prensa no se ha reducido sustancialmente. Frente a esta realidad, ARTICLE 19 exigió a la Fiscalía General del Estado de Veracruz que realice las primeras investigaciones del asesinato del periodista Ricardo Monlui Ruiz de forma diligente, objetiva e imparcial, tomando como prioritaria su labor periodística en las pesquisas a realizar. de igual manera ha exhortado a la Fiscalía Especial de Atención de Delitos Cometidos en contra de la Libertad de Expresión (FEADLE) de la Procuraduría General de República (PGR) a que atraiga inmediatamente la investigación de estos hechos por ser su obligación constitucional, particularmente en el estado de Veracruz en dónde existe un claro ambiente adverso para la libertad de expresión y el periodismo de la zona, aunado a la falta de voluntad política en la protección de periodistas de la zona. Para mayor información, favor de contactar a jvazquez@article19.org  
Declaración sobre Libertad de Expresión, Noticias Falsas, Desinformación y Propaganda

Declaración sobre Libertad de Expresión, Noticias Falsas, Desinformación y Propaganda

Expertos para la libertad de expresión de la ONU, OSCE, CIDH y la Comisión Africana de Derechos Humanos emitieron su Declaración Conjunta sobre el fenómeno de la desinformación, propaganda y las llamadas “fake news”. El pronunciamiento se hizo público el pasado 3 de marzo, en el marco de un evento que se llevó a cabo en Viena, Austria. El Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, manifestó que “la desinformación y la propaganda afectan intensamente a la democracia: erosionan la credibilidad de los medios de comunicación tradicionales, interfieren con el derecho de las personas de buscar y recibir información de todo tipo, y pueden aumentar la hostilidad y odio en contra de ciertos grupos vulnerables de la sociedad. Por ello, reconocemos las iniciativas de la sociedad civil y los medios de comunicación para identificar noticias deliberadamente falsas, desinformación y propaganda, y generar conciencia sobre estas cuestiones. No obstante, resulta preocupante que los gobiernos utilicen el fenómeno de las llamadas noticias falsas o “fake news” como una excusa para censurar a la prensa independiente y suprimir el disenso”.   Los Relatores Especiales explicaron que los esfuerzos estatales y del sector privado para enfrentar la desinformación y propaganda corren el riesgo de suprimir la libre circulación de ideas y el disenso, de forma contraria al derecho internacional de los derechos humanos. La Declaración Conjunta identifica los principios generales, estándares y buenas prácticas que deben ser respetadas y promovidas por los distintos actores al enfrentar la desinformación y la propaganda.   La Declaración fue firmada por el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, en conjunto con el Relator de las Naciones Unidas para Libertad de Opinión y de Expresión (ONU), David Kaye, la Representante de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa para la Libertad de los Medios de Comunicación (OSCE), Dunja Mijatović y la Relatora de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, Faith Pansy Tlakula.   La Declaración Conjunta está disponible aquí.