Ciudad de México.- El Relator Especial para la Libertad de Expresión, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, Edison Lanza, lamentó la impunidad que existe en México sobre los crímenes a periodistas.  Según dijo, estos crímenes afectan el derecho a la vida de las víctimas, a la garantía de acceso a la justicia y a la libertad de expresión.

Según publica el diario La Jornada, en México, el asesinato de periodistas sigue asolando, en donde dos de los casos más emblemáticos son los de Miroslava Breach y Javier Valdez, corresponsales de La Jornada en Chihuahua y Sinaloa, respectivamente.

Al participar anoche en el foro Libertad de expresión, un derecho en constante restricción, el relator Edison Lanza enfatizó que cuando se mata a un periodista, las autoridades deben explicar a la sociedad qué hay detrás de ese crimen, pues se trata de una decisión selectiva y premeditada –de grupos del crimen o agentes estatales– para que ese profesional no cuente o publique, o lo siga haciendo, algo que no se quiere que trascienda.

Lanza también se refirió a los medios indirectos para limitar la libertad de expresión, que intentan censurar, pero son difíciles de demostrar.

Algunos son: despedir a un periodista por presiones de grupos de poder, la asignación discrecional de la publicidad oficial, el impedimento a ciertos grupos de población de acceder a contenidos en Internet, procesos judiciales contra los comunicadores, vigilancia para acceder a las fuentes de éstos, restricción de papel para algunos medios, otorgamiento con base en criterios políticos o amiguismo al espectro radioeléctrico, entre otros.

Cada vez más, los gobiernos y quienes quieren abusar del poder, ponen en práctica mecanismos sofisticados para incidir en el debate de la información, lamentó.

Posteriormente, la periodista Carmen Aristegui señaló que la publicidad oficial y su asignación discrecional en el país explica el tipo de relación que existe entre el mundo mediático y el gobierno en turno. Destacó que previo al quinto Informe de gobierno del titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, hubo una autopromoción desmedida con la sobrexposición del mandatario en diversos medios.

Detalló que un informe reciente de Fundar muestra que de seguir la tendencia del gasto de recursos públicos por parte del gobierno en publicidad, se cerraría el sexenio con un presupuesto asignado para tal fin de 60 mil millones de pesos.

José Luis Sanz, director de El Faro, uno de los principales medios digitales de Centroamérica, con sede en El Salvador, denunció que en ese país su medio y la revista Factum han recibido amenazas constantes por el trabajo que realizan, sin que haya un seguimiento e indagatorias adecuadas de las autoridades.

Fuente: La Jornada