San José, Costa Rica.- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) condenó al Estado colombiano como responsable del asesinato del periodista Nelson Carvajal por no haber hecho lo suficiente para proteger su vida y garantizar su derecho a la libertad de expresión. Así dictaminó en un histórico fallo emitido el pasado 6 de junio que considera al Estado colombiano como responsable "en gran medida" de la dilación de la investigación del homicidio, por lo que ha exigido al gobierno que continúe la investigación y que reconozca públicamente su responsabilidad.

El 16 de abril de 1998, el periodista y profesor colombiano Nelson Carvajal fue asesinado a la salida de su escuela «en el marco de un contexto generalizado de impunidad por derechos de violencia contra periodistas en Colombia », según recoge la sentencia. El periodista radiofónico había investigado casos relacionados con la corrupción y el lavado de dinero proveniente del narcotráfico. En este sentido, la Corte señaló que "no cabe duda" de que el asesinato de Carvajal estaba vinculado con sus investigaciones periodísticas.

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, valoró positivamente la sentencia ya que pone fin a la impunidad de un asesinato que se cometió hace dos décadas y pone énfasis en la responsabilidad que tienen los Estados en la protección de los periodistas.

"Se trata de una sentencia muy importante porque pone de relieve la responsabilidad de los Estados en la protección de los periodistas y acaba con la impunidad del caso. Mientras no haya justicia, los crímenes contra periodistas y la libertad de prensa se seguirán produciendo", afirmó el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger.

La FIP considera la protección de los periodistas y el fin de la impunidad de los crímenes contra ellos una cuestión fundamental. Por este motivo, la FIP insta a los Estados a firmar la Convención Internacional para la Seguridad e Independencia de los Periodistas, que señala que acabar con la impunidad de los crímenes contra periodistas es clave para evitar nuevos ataques y subraya la necesidad de que los Estados ofrezcan mayores medidas de seguridad a los profesionales del periodismo.

Fuente: FIP