Putumayo, Colombia.- Una interesante crónica de Paola Jinneth Silva, publicada en el periódico virtual Las 2 Orillas destaca el compromiso y misión comunicacional que lleva adelante un grupo de mujeres organizadas en la Asociación del Mujeres del Municipio de Puerto Caicedo (Asociación ASMUND), quienes crearon y dan vida al Proyecto Comunicación para la Paz.  La iniciativa cuenta con el apoyo de Colombia Transforma y la Red de Radios Comunitarias Cantoyaco, quienes facilitaron la formación de las mujeres participantes.

El pasado 2, 3 y 4 de febrero, más de 70 mujeres que venían trabajando un proceso de reportería femenina en el departamento de Putumayo se congregaron para reafirmar que la paz también se hace desde la comunicación.

Jinneth Silva cuenta que este proceso "duró más de seis meses de capacitaciones y de retos por disminuir las brechas tecnológicas, educativas y de comunicación que sobrellevan las mujeres del campo", pero que ello ha logrado "consolidar un grupo de reporteras en siete municipios del departamento de Putumayo, las cuales recibieron piezas de visibilización como chalecos, gorras, agendas y un morral, así como varias grabadoras periodísticas y una cámara de fotografía que facilitará contar desde el ojo femenino y desde la ruralidad las situaciones a las que se enfrentan en el departamento".

“Las mujeres han tenido que enfrentar situaciones difíciles para aportar a la paz y a la defensa del territorio y uno de nuestros deberes como medios comunitarios es estar al tanto de las estrategias que las mujeres rurales vienen proponiendo. Por eso haber sido parte de este proceso nos ha permitido un aprendizaje conjunto con las mujeres rurales, la apertura de espacios en los medios para temas de género, así como la creación de colectivos de producción para continuar con la reportaría rural”, comenta Liverman Rengifo de Cantoyaco.

“Hay una apuesta de mujeres rurales acompañadas de mujeres urbanas como ASMUND y la Ruta Pacifica que queremos construir paz en este territorio y que lo podemos hacer desde la comunicación comunitaria y ellas puedan convertirse en el canal del departamento: informar y comunicar. Estamos dispuestas a seguir aportando a la paz desde la comunicación”, expresa Amanda Camilo lideresa de la Ruta Pacifica y Asmun.

El proyecto permitió a muchas mujeres acercarse por vez primera a un computador, usar una grabadora u hablar por micrófono. Así lo cuenta Amalfi Caicedo de 57 años y quien toda su vida la ha dedicado al campo a lidiar la supervivencia de sus cinco hijos en medio de matas de coca, yuca, plátano y petróleo. “Hoy toqué por primera vez un computador y escribí mis primeras palabras. Yo casi no sé leer, pero para hacer radio, yo interpreto y hablo. Espero esto siga adelante”.

Más detalles en Las2Orillas