Formosa, Argentina.- La Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) denunció sobre el intento de amedrentamiento y persecución de que son víctimas las y los comunicadores del medio alternativo bonaerense La Retaguardia, por parte de la policía. Según la información, el pasado 12 de julio, los integrantes de La Retaguardia se trasladaron a la provincia de Formosa, para dar a conocer la situación de detención del líder del pueblo wichi, Agustín Santillán, y su pueblo en Ing. Juarez, en donde habrían sido vigilados y la propietaria de un hotel de la localidad habría recibido una advertencia de ver bien a quien hospeda.

Según la denuncia, este acto de persecución y amedrentamiento se habría realizado en la localidad de “Las Lomitas", a donde el 12 de julio de 2017 llegaron los comunicadores de La Retaguardia, Fernando Tebele y María Eugenia Otero, junto a la cineasta Ana Fraile de la productora Pulpo Films, luego de que meses atrás realizaran un viaje a Formosa para cumplir con una cobertura sobre la situación que viven las comunidades originarias de la provincia, especialmente los wichí, que tienen preso desde hace más de tres meses a uno de sus principales referentes, Agustín Santillán.

El relato explica que los comunicadores pasaron "un día intenso en Ingeniero Juárez escuchando a muchas personas de las comunidades wichí, angustiadas por contar las situaciones que viven cotidianamente" y que ahí habían recibido la advertencia de que serían vigilados, por lo cual decidieron llegar con precaución para testimoniar la realidad que viven los wichí, pero que también sintieron "en carne propia el aparato de vigilancia y amedrentamiento del gobierno" local.

Según el testimonio, pocos minutos después de haberse conectado a internet para enviar "unos audios al programa de radio", en el hotel donde se encontraban alojados, percibieron que el teléfono se desconfiguró y recibieron una visita extraña de "un hombre que ofreció unos terrenos para comprar en Formosa", pero que les llamó la atención que portaba aparato electrónico, que según se supone fue utilizado para ubicar a los comunicadores.

A la vez, una compañera del equipo periodístico "contó que había recibido un audio de Gabriela Torres, esposa de Agustín Santillán, con voz preocupada.

"Estos dos hechos, sumados a las advertencias y a los llamados de preocupación, por ejemplo de Agustín Santillán desde la alcaidía, nos obligan a denunciar que en Formosa querer hacer escuchar la voz de los wichí es motivo de intimidación y amedrentamiento y a responsabilizar al gobierno y a las fuerzas de seguridad de Formosa por cualquier (otro) hecho que ocurra a quienes integran la comunidad wichí de Juárez, y a quienes vinimos a registrar lo que sucede", dice la denuncia.

Ser wichí en Formosa es duro y reclamar por derechos, denunciar injusticias y atropellos tiene consecuencias”, agrega la nota de prensa que denuncia este acto de amedrentamiento y persecución, del cual responsabilizaron "al intendente de Las Lomitas Atilio Basualdo y al gobernador Gildo Insfrán".

Sobre estos hechos fueron alertadas las organizaciones de Derechos Humanos, movimientos sociales y fuerzas políticas de la Argentina, dice la denuncia de RNMA.

Fuente: ANRed