Mundo.- El año 2017 fue considerado como el peor para el censo de periodistas presos en el mundo que realiza anualmente el Comité para la Protección de Periodistas, CPJ (por su sigla en inglés).  Según el reciente informe publicado a mediados de diciembre de 2017, por segundo año consecutivo el número de periodistas presos por hacer su trabajo alcanzó un récord histórico de 262, de los cuales 3 son latinoamericanos. En 2016, la CPJ registró 259 profesionales presos en el mismo periodo del año.

De los 262 nombres en la lista de este año, 134 – o el 51% – están detrás de las rejas en Turquía, China y Egipto. Los otros 128 están repartidos por 35 países, con Eritrea (15), Azerbaiyán (10) y Vietnam (10) destacándose por el alto número de periodistas presos. Por primera vez en al menos 12 meses, Guatemala y Ecuador aparecen en la lista del CPJ.

Los tres periodistas latinoamericanos que aparecen en el censo global anual de periodistas presos del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) son de Guatemala (Jerson Antonio Xitumul Morales), Ecuador (Enrique Rosales Ortega) y Venezuela (Braulio Jatar).

De acuerdo con la organización, el guatemalteco Jerson Antonio Xitumul Morales, que trabaja en el sitio Prensa Comunitaria, está preso desde el 11 de noviembre acusado de incitación al crimen, amenazas y detención ilegal por su supuesta participación en una protesta de pescadores contra una minera en el departamento de Izabal, en el este de Guatemala, en mayo.

Sus colegas afirman que él solamente cubrió la protesta y estaba debidamente identificado como periodista en la ocasión. Uno de sus colegas le dijo al CPJ que Morales venía siendo amenazado por la minera y por autoridades locales desde el comienzo de 2017 por su cobertura de las protestas de los pescadores, que acusan a la empresa de daño ambiental en la región del lago Izabal.

En Ecuador, el periodista Enrique Rosales Ortega, que escribe una columna de opinión en El Universo, cumple desde el 30 de noviembre una pena de dos años de prisión por difamación. Fue condenado en un proceso iniciado por la exdiputada Vanessa Fajardo, del partido oficialista Alianza PAIS, luego de que el periodista la acusara durante un programa de radio en julio de 2015 de tráfico de influencia, según reportó Ecuador Noticias en su momento.

Venezuela repite este año su aparición en el censo de 2016 del CPJ, con el caso del periodista Braulio Jatar. Él está preso desde septiembre de 2016 bajo la acusación de lavado de dinero, pero su familia y su abogado afirman que él es un preso político, una represalia del gobierno de Nicolás Maduro. Jatar fue arrestado un día después de haber publicado un video de una protesta en Isla Margartia en contra del presidente Maduro en el medio que él dirige, Reporte Confidencial. Después de nueve meses en la cárcel, Jatar fue puesto en arresto domiciliario.

“En una sociedad justa, ningún periodista debería ser encarcelado por hacer su trabajo e informar críticamente, pero 262 de ellos están pagando ese precio”, dijo Joel Simon, director ejecutivo del CPJ, según un comunicado de la organización. “Es vergonzoso que, por segundo año consecutivo, un número récord de periodistas estén tras las rejas. Los países que retienen a periodistas por lo que ellos publican están violando leyes internacionales y deben ser responsabilizados. El hecho de que gobiernos represivos no estén pagando un precio por encarcelar a periodistas representa un fracaso de la comunidad internacional”.

El CPJ considera como periodistas a “personas que cubren las noticias o emiten comentarios sobre asuntos de interés para la sociedad en medios como impresos, fotografías, radio, televisión e internet” y afirmó que sólo incluye en su lista los nombres de quienes han podido confirmar han sido apresados en relación con su trabajo. Haga clic aquí para acceder a la base de datos del CPJ con todos los 262 periodistas presos hasta este final de 2017. (Carolina de Assis/SH)

Fuente: CPJ