Ciudad de México.- Las mujeres periodistas en América Latina se encuentran expuestas a un doble riesgo, por las prácticas corruptas, antidemocráticas y sexistas, afirmó la abogada senior de la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Ona Flores. Al intervenir en el panel sobre “Violencia contra mujeres periodistas”, organizado por la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género (RIPVG), las representantes de las Redes de Periodistas, Comunicación e Información de la Mujer, A.C. (CIMAC) y de la Alianza Global de Medios y Género (GAMAG) hicieron un llamado a los Estados a mostrar mayor voluntad política para revertir la violencia e impunidad estructural, que está matando y silenciando a las mujeres, por el sólo hecho de ejercer su derecho a expresarse.

El panel tuvo lugar en el marco del 62 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés).

En ese contexto, Ona Flores señaló que “la conjunción de las prácticas antidemocráticas y sexistas “es brutal, silencia, tiene efectos muy severos en el ejercicio de la libertad de expresión de las mujeres periodistas en sus dos dimensiones, porque no sólo impide que éstas puedan ejercer el periodismo sino que la sociedad en su conjunto, tampoco puede recibir la información que las mujeres están produciendo”.

Refirió que “las periodistas tienen que hacer frente a esas prácticas que buscan que la mujer sea invisible, que sea pasiva, que sea callada, que no revele información”

Ona Flores recordó que la CIDH a través de la Relatoría para la Libertad de Expresión, ha exigido a los Estados, “tomar en cuenta los riesgos especiales y los obstáculos particulares, desde la experiencia de las mujeres periodistas, para poder establecer políticas de prevención, protección y procuración de justicia, con medidas específicas, porque las políticas generales no funcionan, si partimos del reconocimiento de un doble riesgo y que puede darse una triple discriminación o más”.

Dijo que al Mecanismo de Protección para periodistas en México, se le exigió que las medidas que otorguen atienda las distintas dimensiones de violencia de género, como las familiares, personales, de la carrera, sicológicas y emocionales.

Lamentó el alto grado de impunidad que presenta México en agresiones a periodistas, superior al 97 por ciento  y la ineficacia de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra Libertad de Expresión (FEADLE).

Destacó que México, Argentina y Colombia, son los países que cuentan con más diagnósticos sobre violencia contra periodistas en comparación con Guatemala, Nicaragua, El Salvador y otros, donde no existen mayores indicadores sobre la realidad que viven.

No obstante, Ona Flores reconoció que en México, fue debido al impulso de organizaciones como CIMAC y las Redes de periodistas, que la violencia y la discriminación contra las mujeres en el periodismo, se colocó en la agenda de la propia Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En el panel sobre “Violencia contra mujeres periodistas” participaron la presidenta de la Alianza Global de Medios y Género (GAMAG), Aimeé Vega Montiel; la periodista y Directora General de CIMAC. Lucía Lagunes Huerta; la periodista e integrante de la Coordinación Colegiada de la Red Nacional de Periodistas en México, Rosa María Rodríguez Quintanilla; y la periodista y  Coordinadora de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género (Suecia) Jenny Rönngren. Como moderadora fungió la periodista y Coordinadora de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina, Liliana Hendel.

Fuente: CIMAC Noticias