Ciudad de México.- Los recientes asesinatos a periodistas en México merecieron la preocupación de la Embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, quien consideró necesario que los crímenes en contra de la libertad de expresión sean debidamente investigados y que los responsables reciban la sanción que la ley determine.  Al reconocer la sentencia del asesino material del periodista Marcos Hernández Bautista en Oaxaca, la diplomática estadounidense hizo “votos por que se dé seguimiento al caso y se llegue también a la aprehensión y condena del autor intelectual de este crimen y tantos más en contra de la libertad de expresión”.

Otro de los casos que preocupa a la embajadora de EEUU en México es el del periodista Cecilio Pineda, quien fue asesinado el 2 de marzo en Ciudad Altamirano, Guerrero, caso que “también merece justicia”, afirmó.

“Su labor periodística era de suma importancia para informar a la comunidad de Tierra Caliente —y al mundo— sobre los conflictos y el crimen en la zona. Es imprescindible que se lleve a cabo una investigación cabal que lleve ante la justicia a los responsables”, solicitó la funcionaria.

El Departamento de Estado de EEUU reportó, en el Informe por Países sobre Derechos Humanos 2016, que en México los problemas más importantes relacionados con los derechos humanos incluían la participación de la policía y los militares en abusos graves, como los homicidios ilegítimos, tortura y desapariciones.

En el informe, dado a conocer a inicios de este mes, se describe que en ocasiones los periodistas son objeto de ataques físicos, hostigamiento e intimidación debido a su trabajo y añade que los autores de la violencia contra este gremio siguen actuando con impunidad.

Fuente: eleconomista.com.mx