Mundo.- La organización Amnistía Internacional lanzó una campaña que busca detener la ola de ataques contra personas que defienden los derechos humanos.  La iniciativa, que lleva el nombre de “Valiente”, se presenta luego de que se conociera que en 2016 perdieron la vida 281 activistas frente a las 156 víctimas que murieron en 2015.

La entidad considera que estos son datos reveladores de quienes defienden los derechos humanos y se enfrentan a una agresión sin precedentes a escala global, en medio de una retórica de demonización, restricciones a la sociedad civil y un uso generalizado de la vigilancia.

Líderes comunitarios, hombres y mujeres, profesionales de la abogacía, periodistas y otros defensores de los derechos humanos en todo el mundo afrontan niveles inéditos de persecución, intimidación y violencia, advierte Amnistía Internacional este 16 de mayo de 2017, en la presentación de la nueva campaña global que pide el fin de la avalancha de ataques contra personas valientes que luchan contra la injusticia.

A decir de Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional “lo que presenciamos hoy es una agresión descomedida por parte de gobiernos, grupos armados, empresas y otros actores con poder contra el derecho mismo a defender los derechos humanos; las personas que los defienden son quienes levan la peor parte de esta agresión de dimensiones globales.

“La pregunta ahora es: ¿Vamos a permanecer de brazos cruzados y permitir que quienes están en el poder prosigan sus esfuerzos para eliminar a los defensores y defensoras de los derechos humanos, que suelen ser la última línea de defensa de una sociedad libre y justa? ¿O nos levantaremos y nos interpondremos?”

A la luz de los peligros inéditos que afronta la comunidad de activistas de derechos humanos, Amnistía Internacional lanza la campaña, “Valiente”, que pide a los Estados que reconozcan el trabajo legítimo de quienes trabajan para defender la dignidad inherente y la igualdad de derechos de todas las personas, y que garanticen su libertad y su seguridad.

Amnistía Internacional pide que los países apliquen aquello a lo que se comprometieron cuando las Naciones Unidas aprobaron la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos en 1998; la Declaración pide a los Estados que reconozcan el papel importante que desempeñan quienes defienden los derechos humanos y que establezcan medidas eficaces para protegerlos.
Fuente Cerigua