Ovidio Mauricio, de Tutela Legal, consideró que el crimen cometido en contra del ahora beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero no debe quedar en la impunidad, por lo que propuso que se retome las investigaciones para determinar y juzgar a los autores, cómplices y encubridores del asesinato de quien fuera Arzobispo de San Salvador.  Según dijo, la reapertura de las investigaciones es ahora posible luego de que fue anulada la Ley de amnistía, porque “el caso se abrió antes de 1998, con el anterior código” (penal).  “Con esa apertura es que se aplica el código de 1973, según el cual la dirección del proceso lo lleva el Tribunal”.

A decir de Mauricio, se espera que la Justicia atienda este llamado para que se continúe con las investigaciones y verifique las informaciones presentadas, como el resumen del informe de la Comisión de la Verdad, así como el caso de Fresno, California, “en donde fue condenado el Capitán Saravia”, hay también el informe de fondo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”

Según agregó, existe también el informe de fondo de la Procuraduría para la defensa de los Derechos Humanos, que también condena al Estado de El Salvador.

Monseñor Oscar Romero se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos.  Fue asesinado el 24 de marzo de 1980, por un francotirador, mientras oficiaba una Misa en la capilla del hospital para los enfermos de cáncer, Divina Providencia,  de San Salvador.

Alejandro Díaz, de Tutela legal, asegura que los nombres de los asesinos, tanto materiales, como intelectuales, deben conocerse luego de que se cumplen ya 37 años de este crimen.

“En el proceso se pide que se investigue lo que está relacionado, como a las personas que son del círculo, del escuadrón de la muerte que actuó en el caso de Monseñor Romero, lo cual es por todos conocido”, dijo.

“Necesitamos verificar judicialmente esa verdad, porque ahí se señalan nombres y se le dice al juez que tiene que investigar estos hechos, ya que el caso se cerró en el año 1993 por la ley de amnistía.   Cuando se quiso procesar al capitán Saravia se aplicó la amnistía y el caso fue cerrado”, explica Díaz, quien insistió en que se debe reabrir las investigaciones sobre el asesinato a Monseñor Romero y se abra la instrucción.

Los miembros de Tutela Legal insisten en señalar que es necesario que se haga justicia, no solo en el caso de Monseñor Romero sino en los casos de cientos de víctimas que fueron asesinadas en El Salvador en la guerra.

La Guerra Civil en el Salvador dejó 72 mil muertos, 8 mil desaparecidos y 12 mil lisiados, según datos oficiales.

Redacción de SIGNIS ALC, con información de Gerardo Castro, de Radio YSUCA, de San Salvador

Foto: Cortesía de la revista UTOPIA, de la Universidad Politécnica Salesiana