Anapu, Brasil.- El padre Amaro (José Amaro Lopes de Sousa, párroco de la parroquia de Santa Luzia de Anapu), agente de la Comisión Pastoral de la Tierra, CPT, en el municipio de Anapu, en la región donde actuaba la misionera Dorothy Stang, fue detenido de forma preventiva. El sacerdote católico dio continuidad a la lucha por la tierra - contra el latifundio y en favor de los campesinos que accedieron a la tierra luego de que la hermana Dorothy fue asesinada en 2005.

Según una nota de prensa llegada a la redacción de SIGNIS ALC, el Padre Amaro "está siendo acusado injustamente" y desde hace mucho tiempo que ha venido recibiendo amenazas de muerte por los terratenientes, por aquellos que quieren apropiarse ilegalmente de tierras públicas para explotarlas, a costa de la expulsión del pueblo que necesita las tierras para sobrevivir.

El Padre Amaro es un incansable defensor de los derechos humanos y, por eso, es odiado por los explotadores de la región y por aquellos que encubren sus crímenes.

Varios comunicadores que colaboran con la Red Eclesial Panamazónica, REPAM, repudiaron la detención y las acusaciones que se realizan en contra el padre Amaro, a la vez que expresaron su solidaridad y preocupación por la información que da cuenta de que el padre Amaro ha sido trasladado a la cárcel en Altamira, en razón de que Taradán -el acusado de mandar asesinar a la hermana Dorothy- se encuentra en esa prisión, lo cual pone en un grave riesgo la vida del padre Amaro.

"No podemos callar ante este intento de criminalizar a líderes que actúan en favor de los derechos del pueblo. Como Iglesia, nuestro lugar está al lado de los acusados ​​injustamente y de los "perdedores" de esta sociedad - no en los palanques, no en los gabinetes, sino pisando el suelo golpeado y enfrentando el polvo del camino, juntando nuestras voces a las voces de aquellos que la sed de poder, de fama y de dinero quieren callar a toda costa", señalan.

Redacción: SIGNIS ALC, con información del grupo de comunicación de REPAM