En Vivo
 
 

Ecología

Proclama Ambiental por la visita del Papa Francisco a Colombia

Proclama Ambiental por la visita del Papa Francisco a Colombia

Con ocasión de la visita del Papa Francisco a Colombia, diversas organizaciones católicas y ambientalistas de Colombia han hecho pública una proclama relacionada a los principales problemas ambientales que experimenta ese hermano país. Los firmantes, hacen un llamado a sus autoridades y a lo sociedad en general a defender y cuidar la Casa Común. “Como un compromiso de autodeterminación y paz, el ambientalismo y la sociedad civil colombiana expresamos, con ocasión de su visita, querido Papa Francisco, nuestro compromiso con la adopción y puesta en práctica de su Encíclica Laudato Si, basados en la necesidad urgente de que Colombia proteja y mantenga la vocación biodiversa de su suelo, no como un capricho ni como una exigencia de enfoque apasionado sino como un servicio elemental a la Vida”, expresan en el documento. La Creación, afirman, “no se vende, se ama, se cuida, se defiende y se restaura. De ahí la necesidad de solicitarle respetuosa y fervorosamente, querido Papa Francisco, su pronunciamiento sobre este tema en extremo delicado y trascendental, que requiere de un cambio en esencia ético, tanto del gobierno nacional como de las empresas multinacionales, y de la mentalidad de la ciudadanía indiferente que impide la sostenibilidad ambiental en Colombia. Fuente: Iglesias y Minería Compartimos el texto completo de la Proclama: Proclama Ambiental por la visita del Papa Francisco a Colombia PAZ ENTRE LOS HOMBRES PAZ ENTRE LOS HOMBRES Y LA NATURALEZA PAZ EN TODA LA CREACIÓN Las organizaciones católicas y ambientales de Colombia, en ejercicio de nuestra ciudadanía ecológica (LS 211), hemos decido hacer pública la presente Proclama Ambiental, frente a la compleja situación impuesta por organizaciones externas al país, mediante distintas maniobras representadas en leyes lesivas al ambiente, a la sociedad, a la economía del sector primario, y al erario público. Con la complicidad del Estado, proyectos minero energéticos, de semillas transgénicas y de fungicidas, entre otros, han producido situaciones catastróficas que disfrazan un falso desarrollo, pues terminan siendo engaños, al presentarse como soluciones reales para el desarrollo económico y social del país. Falso desarrollo que desata acciones contra la vocación del suelo biodiverso del territorio nacional, amparado en normas que han sido declaradas inconstitucionales en algunos artículos, como es el caso de los Planes de Desarrollo Nacional (Ley 1753 de 2015), que van en detrimento del patrimonio ambiental y social de nuestro país. Estos hechos hacen que se desarrollen proyectos con el amparo gubernamental, como plagas en el territorio nacional, que hoy son flagelos que azotan a todas nuestras comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinas y urbanas. Algunos de estos flagelos son: Megaminería legal e ilegal: La nefasta fiebre del oro, con uso de venenos letales para cualquier tipo de vida como mercurio, cianuro y sulfuros, entre otros, tiene envenenados y agonizando la mayoría de los ríos en Colombia, deforestadas las rondas hídricas y destruidos los cauces naturales, como si allí hubiesen arrojado bombas para exterminar cualquier vestigio de vida. Esto mismo acontece con la extracción irracional de otros metales como plata, platino, coltán, cobre, y de hidrocarburos, entre otros, que desertifican ecosistemas únicos y estratégicos para la sustentabilidad de la vida. Imposición de compra de semillas transgénicas: Dichas semillas modificadas genéticamente son ahora de uso forzado para los campesinos, pues deben adquirirlas bajo la figura de “semilla certificada”, con las nefastas consecuencias ya conocidas para la flora, la fauna, la tierra, y la salud humana, representadas en impactos sobre la biodiversidad y la soberanía alimentaria de las comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinas y urbanas en general. Con los Tratados de Libre Comercio-TLC, los campesinos quedaron obligados a competir con multinacionales agrícolas, a las que además deben comprar las semillas que van a utilizar para cultivar. Como consecuencia, la Ley 1032 de 2006, se protege en Colombia la propiedad intelectual de las semillas “mejoradas”, declarando que sólo son legales las que están certificadas y patentadas, y cualquier otra cosa similar, incluso la semilla original o nativa que fue modificada, es ilegal, conforme al patrón de la Resolución 970 del año 2010, del Instituto Colombiano Agropecuario-ICA, normas que violan la soberanía nacional, la autonomía, la economía campesina, la seguridad alimentaria, y lo más grave, el derecho a la salud. Fracking, o fracturamiento hidráulico: A pesar de que la imposición de este tipo de práctica extractiva en Colombia es negada por el gobierno nacional, el fracking, se viene practicando desde hace varios años y hoy el propósito es masificar tal procedimiento en Colombia, con las consecuencias geológicas, hídricas, ecosistémicas, y sociales que significan envenenar el agua, desaparecer los acuíferos y convertir grandes extensiones naturales en pasivos ambientales. Deforestación: La deforestación en el país pasó de 124.035 hectáreas en 2015, a 178.597 hectáreas en 2016, es decir, un aumento del 44%. Causado principalmente por la colonización de terrenos así: acaparamiento de tierras (46%), cultivos ilícitos (20%), infraestructura (10%), incendios forestales (4%), ganadería extensiva y monocultivos (10%) y minería (10%). Sin que haya un compromiso serio del gobierno nacional por detener este ecocidio. Monocultivos y agricultura extensiva: Esta actividad practicada mediante distintas acciones ilegales, como el despojo de tierras por grupos armados, el apoderamiento y legalización de aparentes terrenos baldíos, con apoyo de normas para favorecer a empresas extranjeras, a gobiernos extranjeros, a grandes empresas colombianas y a políticos. Todos ellos, han venido apoderándose de áreas naturales que deberían ser declaradas como suelo de protección y conservación, pero hoy son escenarios de monocultivo de palma africana, principalmente. Ganadería extensiva: Esta se realiza mediante prácticas similares a la de los monocultivos, con apoyo en normas desarrolladas para favorecer a cierto sector de ganaderos con la potrerización. Ha permitido que hoy el territorio nacional tenga 5 veces el área ganadera que Colombia requiere y de largo supera la necesidad de demanda nacional. Construcción de hidroeléctricas y bloqueo al desarrollo de producción de energía con tecnologías limpias: Las modificaciones a la dinámica natural de los ríos genera un impacto ambiental, social y económico en el sector donde se desarrolla. No importa si los defensores institucionales o de la sociedad civil denuncian. Los embalses para las hidroeléctricas son otro botín para los extranjeros, obtenido a costa de los recursos hídricos, del acceso al agua y a un ambiente sano. La otra consecuencia de este monopolio, es negar a los colombianos el acceso fácil al uso de energía con tecnologías limpias, mediante generación energética fotovoltaica, eólica e hidrodinámica, entre otras, que son eficientes y más baratas. Uso de agroquímicos y pesticidas prohibidos en varias partes del mundo: El impacto ambiental causado por pesticidas producidos con dos sustancias: la clotianidina y el imidacloprid, de la familia de los neonicotinoides, son letales especialmente para abejas y mariposas. Estos pesticidas y agroquímicos están matando millones de abejas en Colombia, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y la biodiversidad colombiana, sin que se interponga alguna medida, por lo menos preventiva desde las instituciones del Estado. Deslegitimación a los derechos de participación, y desconocimiento a las decisiones autónomas de la comunidad: El gobierno, está preparando limitar este derecho constitucional, que se ha venido invocando a causa de la catástrofe ambiental que se vive en Colombia. Las Sentencias C-035, C-273 y T-445 de 2016, de la Corte Constitucional avaló las decisiones de los entes territoriales para restringir, vetar o prohibir parcial o completamente las actividades mineras en Colombia. Ahora se pretende reglamentar un derecho constitucional, para imponer la actividad minera como de utilidad pública e interés nacional, contraviniendo los derechos de los colombianos, que representan el interés general. Adicionalmente contraviniendo la vocación del suelo colombiano que es biodiverso. Minimización de la inversión para la protección de los recursos naturales: La protección de los recursos naturales es una inversión importante que garantiza proteger ecosistemas estratégicos, para no invertir recursos mayores más adelante. Este principio básico, responsable y lógico, no hace parte de los compromisos gubernamentales. Por el contrario, recientemente se conoció la intención oficial del gobierno nacional de recortar el presupuesto para el sector ambiente hasta un 60%, lo que indudablemente abriría una puerta que agudizaría la crisis ambiental, social y económica que vive el país a causa de estos flagelos. Estas acciones, de iniciativa extranjera y gubernamental, son absolutamente ilegítimas, dañinas, mentirosas, ilegales, lesivas para la naturaleza, constituyéndose en un atentado a la soberanía nacional, a la seguridad alimentaria, y consecuentemente para la salud y la vida de los seres humanos. Detrás de estos proyectos de falso desarrollo económico, hay no solo un historial de corrupción, sino un falso modelo que se publicita además como la salvación económica, social, y ambiental.  Este modelo impuesto está destruyendo poco a poco la vocación natural del biodiverso suelo colombiano. Como un compromiso de autodeterminación y paz, el ambientalismo y la sociedad civil colombiana expresamos, con ocasión de su visita, querido Papa Francisco, nuestro compromiso con la adopción y puesta en práctica de su Encíclica Laudato Si, basados en la necesidad urgente de que Colombia proteja y mantenga la vocación biodiversa de su suelo, no como un capricho ni como una exigencia de enfoque apasionado sino como un servicio elemental a la Vida. Esta proclama se fundamenta en la necesidad única, soberana, legítima y autónoma de una nación que debe actuar responsablemente en la gestión de su patrimonio ambiental, consciente del grave daño que sufren los bienes naturales, que por la fuerza son mercantilizados. Santa Laura Montoya, proclamada Patrona del Ambientalismo en Colombia La Creación no se vende, se ama, se cuida, se defiende y se restaura. De ahí la necesidad de solicitarle respetuosa y fervorosamente, querido Papa Francisco, su pronunciamiento sobre este tema en extremo delicado y trascendental, que requiere de un cambio en esencia ético, tanto del gobierno nacional como de las empresas multinacionales, y de la mentalidad de la ciudadanía indiferente que impide la sostenibilidad ambiental en Colombia. Finalmente, expresamos la urgencia de oficializar en el territorio nacional la adopción de la “Encíclica Laudato Si”, para promover una conversión ecológica integral (LS 219), y la oficialización de nuestra Patrona, Santa Laura Montoya, quien fuera proclamada en el año 2014 como Patrona del Ambientalismo en Colombia, para que bajo la tutela de esta Santa Colombiana, descubramos las “voces místicas de la naturaleza” y se proteja debidamente el territorio nacional, que también hace parte integral de la “Casa Común”, con miras a garantizar la protección de nuestros ecosistemas, junto con la flora y fauna que habita en ellos; el equilibrio y la justicia ambiental de nuestro país, para las actuales y futuras generaciones. Suscriben la proclama: CORPORACIÓN VIDA DEL RÍO FUCHA – CORVIF ALEJANDRO LONDOÑO POSADA S.J. Senderos Ecoespirituales JAVIER GIRALDO MORENO S.J. Defensor de derechos Humanos en Colombia MESA ECOTEOLÓGICA INTERRELIGIOSA DE BOGOTÁ (MESETI) VEEDURÍA CIUDADANA PARA EL CUMPLIMIENTO DE LOS PLANES DE ORDENACIÓN Y MANEJO – POMCA DE LOS RÍOS, FUCHA, SALITRE, TUNJUELO Y RECUPERACIÓN DEL RÍO TORCA MESA AMBIENTAL DE JERICÓ – ANTIOQUIA CONSEJO COMUNITARIO GENERAL DEL SAN JUAN ACADESAN – CHOCÓ CONSEJO DE CUENCA RÍO BOGOTÁ MARTA REINA QUIJANO, Comunicadora Social – Periodista PROCESO POPULAR ASAMBLEA SUR BYRON ALONSO CALVACHI ZAMBRANO, Consultor Ambiental independiente PROGRAMA RADIAL TERRITORIO VERDE; 94.4 F.M. Vientos Stereo – Domingos de 8:00 a 9:00 a.m. CORPORACIÓN AMBIENTAL PLANETA CRISTAL MUTUAL POR LA JUSTICIA AMBIENTAL EN EL SUR – JUSTASUR AGROPOLIS CONSTELAR CAMPESINA ASOCIACIÓN ECOLÓGICA Y DEL MEDIO AMBIENTE DE ENGATIVÁ – ECOVIDA – Bogotá EMISORA COMUNITARIA “VIENTOS STEREO” 94.4 F.M. – Bogotá GRUPO MELÓDICO – Bogotá CANTO AL AGUA -COLOMBIA, Movimiento Ambiental Nacional GUILLERMO BANGUERO; Mg. Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente ASOCIACIÓN NACIONAL DE PROFESIONALES DE ADMINISTRACIÓN AMBIENTAL – ASPRODA RL. Jaime Andrés Restrepo Giraldo ALEGRÍA FONSECA B. Fundación Alma MARCO TULIO ESPINOSA, Facultad de Ciencias Ambientales – UDCA LILIANA LEÓN CIFUENTES, Movimiento Ambiental Alto Cauca COLECTIVO POR LA PROTECCIÓN DE LA PROVINCIA DE SUGAMUXI – Boyacá MILLER DUSSAN ASOCIACIÓN DE AFECTADOS POR EL PROYECTO HIDROELÉCTRICO EL QUIMBO – ASOQUIMBO – Huila ALFONSO ALVIRA MOTTA                         Acevedo Huila ELVIA MARÍA HERMIDA ORTIZ                   Acevedo Huila ANTONIO ALVIRA HERMIDA                       Acevedo Huila ALFONSO ALVIRA HERMIDA                      Acevedo Huila ARBENY ALVIRA HERMIDA                         Acevedo Huila AMPARO ALVIRA HERMIDA                        Acevedo Huila ANA INÉS ALVIRA HERMIDA                       Acevedo Huila ÁNGELA MARÍA NUÑEZ ALVIRA                 Acevedo Huila SERGIO ERNESTO NUÑEZ ALVIRA            Acevedo Huila ALBA LUCIA NÚÑEZ ALVIRA                       Acevedo Huila JAIME EDWAR NUÑEZ ALVIRA                   Acevedo Huila YULI ANDREA ALVIRA MORENO                Acevedo Huila ÁLVARO ANDRÉS ALVIRA MORENO         Acevedo Huila CARLOS ALVIRA MORENO                         Acevedo Huila KAREN NATALIA ALVIRA ROJAS               Acevedo Huila CRISTIAN FABIÁN ALVIRA ROJAS             Acevedo Huila TATIANA POLANIA ALVIRA                        Acevedo Huila JUAN DAVID POLANIA ALVIRA                   Acevedo Huila JESSICA YULIETH LEON ALVIRA               Acevedo Huila JENNIFER DELGADO ALVIRA                     Acevedo Huila ANGÉLICA LIZETH OLARTE ALVIRA          Acevedo Huila ALEJANDRO OLARTE ALVIRA                   Acevedo Huila ANDREY CAMILO OLARTE ALVIRA            Acevedo Huila MARCO AURELIO PUENTES           Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila HUGO DANIEL VALDERRAMA        Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila DUBIER HERNÁN CERÓN                Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila FLORDELID CLAROS ESPEJO        Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ALBA LUZ ALVIRA HERMIDA          Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila DONALDO RAFAEL AYALA PACHECO Hosp. San Francisco Javier – Acevedo Huila DEINER MUÑOZ                                Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila CAROLINA BETANCOURT               Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila JUAN CARLOS RIVERA                   Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila KENYA LIZZETH TELLO                   Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila EMERSON MARÍN DELGADO          Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ROBERTO NIÑO POLO                     Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila LIGIA MARÍA ORTIZ CHARRY          Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila STELLA CUELLAR QUINTERO        Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila LIBIA CASTRO CUELLAR                Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila MARÍA YANID RAMÍREZ                   Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila YOLANDA ORTIZ BARRERA            Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila CLAUDIA LORENA JOVEN               Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ARMANDO LARA LEITON                Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila GILBERTO ARLEY PLAZAS             Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ADRIANA GARCÍA QUINTERO        Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila CONSTANZA CASTRO SOTTO        Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila YINES GAITAN NARVÁEZ                Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ANA JUDITH STERLING                   Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila HÉCTOR TRIVIÑO CLAROS             Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ENRIQUE ESPINOSA GUEVARA     Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ROSARIO SÁENZ ANTURI               Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila ARABANY CASTRO RAMOS           Hospital San Francisco Javier – Acevedo Huila Siguen otros…
La Guajira exige políticas para mitigar impactos de la minería

La Guajira exige políticas para mitigar impactos de la minería

La Guajira, Colombia.- Las comunidades en el departamento de la Guajira exigen del Gobierno Nacional la creación de políticas públicas para mitigar los impactos de la minería que destruyó la vocación agrícola y comercial de los territorios de esta región.  Para presionar la atención a sus demandas, las comunidades de la Guajira anuncian la realización de un paro cívico indefinido, en una fecha que se definirá el próximo  20 de septiembre. Según señalan, la actividad minera está dejando un preocupante crisis en el departamento a consecuencia del impacto ambiental y la pérdida de la soberanía alimentaria. De acuerdo con Felipe Rodríguez, presidente del Comité Cívico por la Dignidad de la Guajira, en 1980 la Guajira le aportaba al país, en materia agrícola y comercial el 80% del PIB a la nación. Cuando a finales del siglo pasado se impuso la vocación minera, se quebró el sector agrícola y hoy no llega a aportar el 7%. Dijo además que el 60% de la minería que se realiza en el país ocurre en los territorios guajiros. Ante esto, anunció que “el departamento ha perdido la capacidad de producir sus propios alimentos y las personas se están muriendo de hambre”. Adicionalmente, los procesos extractivos “han aumentado la desigualdad social en los ingresos, el 60% de las personas que viven en la Guajira ganan menos de un salario mínimo porque la minería acabó con los empleos. Solo el 2.9% de los empleos los genera la minería y el 87% son trabajos informales”. Impacto ambiental deja destrucción en La Guajira Rodríguez manifestó que ese departamento es 87% semidesértico y la minería ha destruido cerca de 12 mil hectáreas de bosque seco. También dijo que hay 10 arroyos y 2 lagunas arruinadas dejando al territorio en un “estrés hídrico”. La situación se agrava en la medida en que la Guajira tiene 172 mil hectáreas de tierra con títulos mineros, esto equivale al 40% del territorio. De estos títulos el 70% se encuentran en zonas aledañas a la cuenca del río Ranchería que “es el que impide que el desierto se trague la Sierra Nevada de Santa Martha y la vida de una sociedad de más de un millón de personas”. La riqueza que hay en este lugar, según Rodríguez, “se ha convertido en la cereza de la geopolítica de los hidrocarburos”. Esto pues allí se encuentra el 56% de las reservas probadas de carbón, el 35% de las reservas de gas del país y la capacidad de producir 11,200 barriles de petróleo. Guajiros están organizando procesos de unidad Ellos y ellas están enfocados en construir una unidad que les permita exigirle al gobierno la creación de políticas públicas que respeten su territorio. Han dicho que no están en contra de la minería pero creen que es necesario que estos procesos dejen una mayor renta, que no se destruyan los arroyos y los ríos y que existan procesos de diversificación de la producción minera. Igualmente han dicho que es necesario que se recupere la soberanía alimentaria por medio de la recuperación del sector agrícola y que el Gobierno Nacional debe invertir en obras de acueducto para solucionar el problema del agua potable. Finalmente, Rodríguez indicó que el 20 de septiembre realizarán un foro sobre la biodiversidad, el agua y el extractivismo. Allí decidirán las fechas del paro cívico indefinido que contará con las experiencias que recojan del intercambio con manifestantes del paro de Buenaventura y Chocó. Fuente:Observatorio de Conflictos Mineros/kaosenlared.net/colombia