Cuenca, Ecuador.- Comunidades indígenas y campesinas opuestas a los proyectos de extracción minera y que son parte de la Ecuarunari, la principal organización indígena de la región andina, realizarán una marcha de 11 días, desde Cuenca hacia la ciudad de Quito, en defensa del agua y de los páramos libres de minería metálica. La movilización que iniciará el 30 de julio espera llegar a la capital de la República el 10 de agosto del 2018, fecha que en el país se conmemora la fecha del Primer Grito de la Independencia, del 10 de Agosto de 1810.

La decisión de realizar esta marcha nacional constituye una de las siete resoluciones tomadas en el Encuentro Nacional de Comunidades Defensora del Agua que se desarrolló en la capital de la Privincia del Azuay el sábado 2 de junio del 2018 y que contó con la participación de más de 500 personas, entre delegaciones de diferentes ciudades del país.

El objetivo de esta movilización es el de declarar a “Ecuador libre de proyectos mineros que afecten los páramos y el agua”, dijo el presidente de la Ecuarunari, Yaku Pérez . “Estamos en resistencia frente a los cinco proyectos mineros considerados estratégicos por el Gobierno Nacional”. La asamblea tuvo lugar al día siguiente de que el juez Civil de Cuenca, Paúl Serrano, dictó un fallo en el que aceptó las medidas cautelares interpuesta por los colectivos antimineros y ordenó la suspensión de las actividades mineras en Río Blanco.

El fallo del juez Serrano se fundamentó en que no hubo la consulta ambiental previa, establecida en los Art. 57 y 398 de la Constitución, y por eso también dispuso de que desmilitarice la zona y que la Defensoría del Pueblo vigile el cumplimiento de la sentencia.

Río Blanco es uno de los cinco proyectos mineros considerados estratégicos por el Gobierno Nacional y está ubicado en la parte alta de las parroquias cuencanas de Molleturo y Chaucha, zona de amortiguamiento del Parque Nacional Cajas. Al momento se construye la mina aurífera. Pero la empresa china Junefield Ecuagoldmining mantiene suspendidas sus actividades desde hace 25 días por la destrucción que sufrió una parte del campamento y el bloqueo (zanjas de más de un metro) de las vías de acceso por parte de grupos antimineros.

Entre otras resoluciones del Encuentro Nacional de Comunidades se resolvió dar seguimiento a las auditorías ambientales delos proyectos y mantener la resistencia a todos los proyectos. La reunión preparatoria para la Caminata Nacional será el 21 de julio en la Unión Provincial de Comunidades y Comunas Campesinas de Cañar.

Fuente: Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, OCMAL/ Diario El Comercio