Tela, Honduras.- Enorme preocupación ha despertado el nivel de contaminación y degradación ambiental en la laguna Los Micos, ubicada en el municipio de Tela, Departamento de Atlántida.  Según un reporte de Radio Progreso, llegado a la redacción de SIGNIS ALC, en la laguna se observa miles de peces muertos flotando sobre aguas, a consecuencia de lo cual se percibe un olor penetrante y putrefacto, que a decir de algunas personas es parte del "ciclo natural", mientras otras personas y organizaciones creen que es producto de las plantaciones y procesamiento de palma africana en la zona.

La laguna se encuentra a 321 kilómetros de la capital de Honduras, Tegucigalpa, y está separada del mar Caribe por una estrecha barra de arena blanca, formando una extensa playa. En esta área protegida es común observar aves marinas, tortugas e iguanas. Es una de las partes más pobladas por aves en la zona atlántica, que podrían estar en peligro debido a que su alimento son los peces de la laguna.

Mortandad de peces

En un recorrido en el sitio, el equipo periodístico de Radio Progreso conversó con algunas personas sobre la realidad que vive la comunidad. "En un pequeño cayuco, junto al alcalde auxiliar y varios pescadores nos adentramos en la contaminada laguna", dice el reporte de Radio Progreso.

“A uno se le ruedan las lágrimas cuando mira todo esta cantidad de peces muertos”, indicó entre suspiros un veterano pescador mientras remaba el pequeño cayuco en que nos conducíamos. Esta masiva mortandad de peces nos mantiene preocupados como población de las comunidades que estamos ubicadas en las cercanías de la laguna”.

Agregó que están llenos de impotencia debido a la inoperancia de las autoridades centrales, quienes no han mostrado interés en encontrar las causas que han generado la contaminación. La pesca constituye la principal actividad socioeconómica que se desarrolla actualmente en este sistema lagunar, en un área de 44.93 Km2de de espejo de agua.

Entre las grandes hipótesis de la masiva muerte de peces está la constante contaminación que generan los cultivos y la planta procesadora de la palma africana de la empresa Agrícola Tornabé, S.A. (AGROTOR), mientras un mínimo número de personas dicen que la contaminación es provocada por un bejuco llamado Pate".

Después de navegar por más de una hora en la pequeña y artesana embarcación el equipo de Radio Progreso, constató que millares de peces muertos flotaban sobre las aguas de la laguna Los Micos. Mientras tanto sus orillas están cubiertas por un exuberante bosque de manglar y tropical húmedo desde donde se observaron los peces putrefactos.

Los daños a las diversas especies marinas son cuantiosos y la putrefacción se siente a más de dos kilómetros de la laguna, al llegar hasta el lugar la hediondez es insoportable.

Urge investigación

“Lo que está sucediendo en esta laguna que es parte del Parque Nacional Jeannette Kawas, debe ser una llamada de emergencia para la Fiscalía y demás instituciones, quienes deben desarrollar a la mayor brevedad una investigación integral para identificar la raíz del problema”, indicó el ambientalista e investigador Pedro Landa.

Agregó que tienen que realizarse análisis biológicos y químicos al agua y autopsias a algunos peces para ver las causas de su muerte. Pero además debe existir una alerta sanitaria porque se ha denunciado que se está comercializando con los peces que han muerto en la laguna y esto podría generar graves problemas en la salud de la población.

“El impacto se está viviendo desde hace cuatro años, sin embargo las autoridades no han puesto atención”, manifestó Javier Parhan, quien es un especializado buzo marino. “Los fertilizantes que utilizan para las plantaciones de palma africana son arrastrados por las corrientes de agua lluvia a los ríos para luego ser depositados a la laguna, esto genera exceso de nitrógeno creando algas microscópicas que se comen el oxígeno por lo que afecta a los peces”.

A renglón seguido dijo que ahora hay otros tipos de químicos que se pueden observar en el cambio de color del agua de la laguna. “Es tan fácil detectar lo que está pasando que solo basta con tomar muestras de agua, de lodillo de las orillas y del hígado de los peces muertos y en término de dos días se sabe de dónde proviene la contaminación, pero vemos que no le interesa a las autoridades”, indicó.

Crisis alimentaria

Actualmente unos mil 200 pescadores viven de la pesca en la Laguna Los Micos, según datos de la Dirección General de Pesca y Acuicultura (DIGEPESCA), sin embargo de manera indirecta son miles de personas que sobreviven de la comercialización del marisco.

“Con esta contaminación y muerte de peces tenemos que programar una veda de pesca por un periodo mínimo de 4 meses para poder recuperar la laguna”, indicó Blas Lujan, inspector de DIGEPESCA.

“Tienen que buscarle una solución para que nuestra laguna no se vuelva a contaminar. Porque cuando está la pesca buena nos ganamos unos 300 o 400 Lempiras al día, con lo que sobrevivimos. Ojalá el Gobierno investigue de manera eficaz y sancione a los responsables de este crimen que están cometido”, concluyó.

Más detalles pueden revisarse en el sitio de Radio Progreso