Ciudad de Guatemala.- Según el reciente informe "Estado de Situación de la Prensa 2017", en Guatemala, la censura, la autocensura y campañas de desprestigio fueron parte de las agresiones que limitaron este año el ejercicio profesional de los periodistas y demás trabajadores de la información.  El informe fue presentado de manera oficial con ocasión de la celebración del Día Nacional del Periodista, y en él se destaca que, aunque también se registraron algunos avances en la investigación de los hechos, continuaron los asesinatos, las amenazas de muertes, los ataques físicos e intimidaciones y se ha hecho uso del derecho penal para amedrentar a los periodistas, además de ponerles obstáculos para acceder libremente a las fuentes de información.

El informe presentado por el Observatorio de los Periodistas del Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala (CERIGUA) destaca también que muchos de los hechos no son denunciados por temor o por falta de confianza en los entes encargados de la investigación, por lo que es evidente que existe un sub registro de casos.

El documento detalla que entre enero y octubre se registraron 37 casos de agresiones a periodistas, entre las que sobresalen dos asesinatos y un intento de asesinato, así como nueve obstrucciones a las fuentes de información; siete amenazas y cinco intimidaciones.

Los departamentos en los que ocurrieron más violaciones a la libertad de expresión son Guatemala, con 18; Quetzaltenango con 7 y Escuintla con 2; el resto de casos se reparten en diez departamentos, uno en cada uno.

El Observatorio de los Periodistas subraya que los reporteros se encuentran más vulnerables a sufrir amenazas o ataques durante la cobertura de escenas del crimen, allanamientos judiciales, así como durante el desarrollo de investigaciones sobre temas relacionados con corrupción, crimen organizado, narcotráfico, desalojos y manifestaciones ciudadanas.

Este año también fueron evidentes las campañas de desprestigio hacia medios de comunicación y periodistas independientes las que se incrementaron después de que el presidente intentara expulsar del país al Comisionado Iván Velásquez, indica.

En los ataques en redes sociales, con páginas o perfiles falsos, así como supuestas páginas de noticias, se acusa a medios de comunicación de ser “traidores a la patria” o “causar división entre la población”, debido a la información que divulgaron sobre crisis política.

El estudio hace énfasis en la complicada y erada relación que el presidente Jimmy Morales mantiene con los medios de comunicación y los reporteros en general; según el Observatorio, el mandatario y sus asesores carecen de una adecuada estrategia comunicacional y en su lugar han adoptado un agrio relacionamiento con la prensa.

Finalmente, CERIGUA valora los avances reportados por el Ministerio Púbico, tanto en la reestructuración de la Unidad de Delitos contra Periodistas como en la creación y funcionamiento de la Fiscalía de Quetzaltenango; este año se emitieron seis sentencias condenatorias.

Fuente: Cerigua