Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco aceptó la renuncia del Prefecto de la Secretaría para la Comunicación, Monseñor Dario Edoardo Viganò, quien ocupaba este cargo eclesial desde 2015, en que fue nombrado para dirigir la nueva estructura de comunicaciones de la Santa Sede. Mientras se nombra al nuevo Prefecto del Dicasterio de Comunicación, el Obispo de Roma encargó estas funciones al secretario, Monseñor Lucio Adrián Ruiz, y pidió a monseñor Viganò que permanezca como Asesor del Dicasterio.

En una carta publicada por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, esta mañana, el Papa Francisco escribe que «después, de haber reflexionado atentamente ante la solicitud de Mons. Viganò, de ‘dar un paso atrás’, en la responsabilidad directa del Dicasterio para las comunicaciones», respeta su decisión y acoge ‘no sin fatiga’ su dimisión como Prefecto.

En la misiva, el Papa le pide que «prosiga permaneciendo en el Dicasterio», nombrándolo Asesor del mismo, «para poder dar una contribución humana y profesional al nuevo Prefecto, en el proyecto de reforma querido por el Consejo de los Cardenales», aprobado por él y regularmente compartido.

Por su parte, Mons. Viganò escribió una carta al Papa Francisco, fechada el 19 de marzo, refiriéndose a las recientes controversias relacionadas con su trabajo y agradece al Santo Padre por el «paternal y firme acompañamiento que le ha ofrecido con generosidad» y por «la renovada estima» que le ha querido demostrar también en el último encuentro que mantuvieron.

Asimismo, Mons. Viganò explica que decidió renunciar por respeto a las personas que han trabajado con él durante estos años y para evitar que el Motu Proprio sobre la reforma de la comunicación pueda sufrir algún atraso o ser bloqueado.

Según la declaración del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, hasta el nombramiento del nuevo Prefecto, la Secretaría de Comunicación quedará bajo la guía Monseñor Lucio Adrián Ruiz, quien se desempeña como secretario del mismo Dicasterio.

Fuente: Vatican News.