En varios países del mundo, particularmente en América Latina y El Caribe, se celebra el Día de la Madre el segundo domingo de mayo.  Por este motivo especial, la Asociación Caatólica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, SIGNIS ALC, presenta un saludo reverente a todas las madres que "incluso en los peores momentos, saben dar testimonio de la ternura, de la entrega incondicional, de la fuerza de la esperanza", como dice el papa Francisco en su homilía en la misa con ocasión de la celebración de la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, el 1° de enero de 2017.

Aquí el fragmento de la homilía

 

"Las madres son el antídoto más fuerte ante nuestras tendencias individualistas y egoístas, ante nuestros encierros y apatías. Una sociedad sin madres no sería solamente una sociedad fría sino una sociedad que ha perdido el corazón, que ha perdido el «sabor a hogar». Una sociedad sin madres sería una sociedad sin piedad que ha dejado lugar sólo al cálculo y a la especulación. Porque las madres, incluso en los peores momentos, saben dar testimonio de la ternura, de la entrega incondicional, de la fuerza de la esperanza. He aprendido mucho de esas madres que teniendo a sus hijos presos, o postrados en la cama de un hospital, o sometidos por la esclavitud de la droga, con frio o calor, lluvia o sequía, no se dan por vencidas y siguen peleando para darles a ellos lo mejor. O esas madres que en los campos de refugiados, o incluso en medio de la guerra, logran abrazar y sostener sin desfallecer el sufrimiento de sus hijos. Madres que dejan literalmente la vida para que ninguno de sus hijos se pierda. Donde está la madre hay unidad, hay pertenencia, pertenencia de hijos".

Homilía en la misa con ocasión de la celebración de la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, el 1° de enero de 2017.