Este domingo 19 de febrero los ecuatorianos acudirán a las urnas para elegir al próximo presidente o presidenta de la república y a los representantes de la Asamblea Nacional. Tras 45 días de campaña electoral, más de 12 millones 800 mil ciudadanos habilitados para poder sufragar, deberán escoger a los nuevos presidente y vicepresidente de entre ocho binomios presidenciales.  Así también deberán elegir a 137 parlamentarios de la Asamblea Nacional (Legislativo) y cinco parlamentarios andinos.

Paralelamente a estos comicios, los ciudadanos deberán también pronunciarse si apoya o no una pregunta propuesta por el Gobierno que busca prohibir que los cargos públicos tengan dinero o bienes en paraísos fiscales.

En las horas previas al inicio mismo del proceso eleccionario, en la calle y los diversos espacios sociales, se siente un ambiente de marcada expectativa en torno a los resultados que podrían arrojar estas elecciones.  La mayor inquietud giraa en torno a si habrá o no segunda vuelta en las elecciones presidenciales, con los dos candidatos presidenciales más votados o si alguno de los ocho postulantes logrará obtener el número suficiente de votos para alcanzar el poder en esta primera ronda del domingo.

Otra de las interrogantes que se plantea la gente es sobre el futuro que le espera al país, debido al creciente endeudamiento público y la disminución de divisas por el bajo precio del petróleo, que es su principal producto exportable.

Varios equipos de observación electoral, tanto ecuatorianos como internacionales siguen recorriendo el país para vigilar que el proceso eleccionario se registre sin novedades.

La veeduría extranjera proviene de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), de la Asociación Mundial de Organismos Electorales (A-WEB), de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) y del Parlamento Latinoamericano (Parlatino).

Así también, cerca de 94 mil quinientos delegados de los diversos grupos políticos nacionales se encuentran registrados para observar que las elecciones, y particularmente, de escrutinio , se desarrollen sin novedades que interfieran en los resultados.

Según el Consejo Nacional Electoral, el proceso se cumple sin novedades.

Redacción: SIGNIS ALC