Con la adopción de la Nueva Agenda Urbana, concluyó este jueves 20 de octubre la Conferencia mundial Hábitat III, sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, que se desarrolló desde el lunes 17.   Según las estimaciones, en los 4 días del evento habrían participado alrededor de 45 mil personas, procedentes de varios países del mundo.

Bajo el lema "El cambio nace en el corazón del mundo", en el encuentro se reiteró la voluntad de los gobiernos de trabajar por mejorar la calidad de vida de sus pueblos, en especial en el tema relacionado con la vivienda y el desarrollo de las ciudades.

Durante 4 jornadas, delegaciones de los 193 estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizaron mesas redondas, sesiones de conferencias magistrales, reuniones bilaterales y exposiciones de experiencias favorables en temas de desarrollo urbano. Las exhibiciones presentadas incluyeron desde proyectos de ciudades inteligentes, a comunidades con construcciones antisísmicas o reportajes de asentamientos informales que con ayuda de organizaciones internacionales cambiaron el rostro de sus habitantes y cuentan hoy con viviendas decorosas.

En la clausura de la Conferencia se suscribió de la Declaración de Quito, documento en el cual se ratifican las líneas de la nueva agenda urbana que deberán cumplir los gobiernos en el esfuerzo global por erradicar la pobreza y elevar los estándares de vida a nivel mundial.

Según datos ofrecidos en la Conferencia, más de la mitad de la población mundial vive en asentamientos urbanos que crecen rápidamente y la mayoría, sin planificar, sobre todo en estados en desarrollo.

Fuente: Diario EL TELÉGRAFO