Ciudad del Vaticano.- Tras regresar de su viaje Apostólico a Egipto, el domingo 30 de abril, el Papa Francisco manifestó su gran preocupación ante la dramática situación de violencia que se vive en Venezuela.  A la hora del rezo del Regina Coeli, el Pontífice hizo un llamado "al Gobierno y a todos los miembros de la sociedad venezolana para que se evite cualquier ulterior forma de violencia y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está extenuando la población".

Así también manifestó su solidaridad con "las familias de las víctimas, a quienes aseguro oraciones de sufragio" y encomendó la intención de Paz por esta nación a la Virgen María.

Previamente, en el vuelo que lo llevó de retorno a Roma, luego de su viaje a Egipto, el papa recordó que la Santa Sede intentó facilitar el diálogo entre el Gobierno y la oposición, pero que "no resultó" porque las propuestas no eran aceptadas, o se diluían.

Según dijo, para relanzar este proceso de facilitación del diálogque se busca, "tiene que ser con condiciones ya. Condiciones muy claras".

El Pontífice expresó su preocupación porque "parece que los conflictos se agudizan cada vez más. Pero hay algo de movimiento. 'Hay algo de movimiento, estuve informado de eso, pero está muy en el aire todavía". Pero todo lo que se pueda hacer por Venezuela hay que hacerlo. Con las garantías necesarias", insistió el papa Francisco.

Ante esta dolorosa situación de crisis social, política, humanitaria, que se vive en Venezulea, la Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, SIGNIS ALC, se suma al llamado del papa Francisco para que se busquen soluciones dialogadas, al tiempo que invita a todos a orar para que el pueblo venezolano pronto encuentre la paz.