Ciudad del Vaticano.- A pocos días de que se conmemore el 38° aniversario del martirio de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, la Santa Sede anunció oficialmente la decisión del papa Francisco de autorizar la canonización del arzobispo de San Salvador, quien fue asesinado el 24 de marzo de 1980, por un escuadrón paramilitar mientras oficiaba misa en la capilla de un hospital. Junto a Monseñor Romero, también será elevado a los altares el papa Pablo VI, en una fecha que se anunciará próximamente.

Según la información de la Santa Sede, el papa Francisco, el primer papa latinoamericano, ha autorizado a la Congregación para las Causas de los Santos la promulgación de los Decretos concernientes a los milagros atribuidos a la intercesión del Beato Pablo VI y del Beato Óscar Arnulfo Romero.

Monseñor Romero, Patrono de SIGNIS

El anuncio de la próxima canonización de Monseñor Romero fue recibido con enorme alegría por los comunicadores católicos en América Latina.  A través de innumerables mensajes en redes sociales, las y los comunicadores articulados en SIGNIS compartieron la felicidad por la certeza de que finalmente Monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien fue declarado patrono de SIGNIS y copatrono de los comunicadores católicos, sería elevado a los altares.

El presidente de SIGNIS ALC, Carlos Ferraro, en un mensaje anterior dirigido a los comunicadores católicos de América Latina y El Caribe expresó que es "un orgullo para nuestra asociación estar bajo la espiritualidad de un hombre valiente y firme ante la denuncia de las injusticias que padeció su pueblo, especialmente los pobres. Su opción fue clara y decidida desde la denuncia".

"El reciente anuncio de la santificación de nuestro patrono representa una renovación en la fe y la esperanza de un pueblo, que, más que nunca en su historia, necesita de referentes de coraje ante las denuncias de las ínjusticias del poder. Romero encarna el compromiso cristiano, la cercanía con su pueblo y el anuncio de la palabra de Dios hasta las últimas consecuencias. Es el pastor valiente y un mensajero  de la justicia y el amor de Cristo. La Iglesia Universal, ante la designación de este Santo, crece y se robustece en su mensaje", agregó el principal directivo de la Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación.

Es un orgullo que sea Latinoamérica la  que ofrenda este testimonio de vida que SIGNIS ya eligió como guía en nuestra misión de comunicadores.

Y es que Monseñor Romero fue declarado Patrono de SIGNIS en consideración a su ejemplar dedicación y coraje en su defensa incesante de los pobres y los oprimidos, y porque representa un ejemplo para todos los comunicadores, como alguien que vivió los valores que profesaba y estuvo dispuesto a dar su vida, antes de permanecer en silencio ante la injusticia.

Su voz valiente no calló cuando consideró necesario denunciar y cuestionar a los medios de comunicación y a los comunicadores y periodistas.  Así, alertó de dos peligros de la comunicación: Una palabra sin compromiso, unos comunicadores vendidos y unos medios de comunicación que engañan. “Queridos hermanos, que no vaya a ser falso el servicio de ustedes desde la palabra de Dios. Que es muy fácil ser servidores de la palabra sin molestar al mundo. Una palabra sin compromiso con la historia, una palabra que puede sonar en cualquier parte del mundo, porque no es de ninguna parte del mundo; una palabra así, no crea problemas…” (10-12-77)

“¡Lástima tantas plumas vendidas, tantas lenguas que a través de la radio tienen que comer y se alimentan de la calumnia porque es la que produce! La verdad muchas veces no produce dinero sino amargura. Pero más vale ser libre en la verdad que tener mucho dinero en la mentira” (7-5-1978)

“Es lástima, hermanos, que en estas cosas tan graves de nuestro pueblo se quiera engañar al pueblo. Es lástima tener unos medios de comunicación tan vendidos a las condiciones. Es lástima no poder confiar en la noticia del periódico o de la Televisión o de la radio porque todo está comprado, está amañado y no se dice la verdad” (2-4-1978)

Redacción: SIGNIS ALC