Quito, Ecuador.- En un breve mensaje con ocasión de la proximidad de la fiesta de Navidad, los obipos ecuatorianos hicieron un llamado a deponer "toda violencia" y a que "nos sentemos a dialogar frente a los hechos lamentables ocurridos en la Provincia de Morona Santiago", en donde se registró en días pasados la muerte de un policía y varios heridos, como consecuencia de un enfrentamiento con indígenas shuar, que buscan recuperar sus tierras ancestrales, actualmente concesionadas a la empresa minera china ECSA.

En el mensaje titulado "Invitamos a vivir una Navidad en paz", los obispos recuerdan que la "Navidad es el tiempo oportuno para construir la paz y desarmar el corazón humano de cualquier violencia", por lo que exhortaron a buscar una solución dialogada al conflicto entre el pueblo indígena shuar y el gobierno, que decretó estado de emergencia y ha procedido a detener a varios pobladores y dirigentes, de los que se presume tendrían responsabilidad en la muerte del policia.

"Expresamos nuestra solidaridad con los fallecidos y heridos, y acompañamos a todos, muy especialmente a nuestro hermano Obispo Vicario Apostólico de Macas, con nuestra oración para que, con la ayuda de Jesús, Príncipe de la paz, encontremos caminos de desarrollo humano e integral que garanticen el respeto al medio ambiente y la dignidad de nuestros pueblos", dice el mensaje del episcopado ecuatoriano.

De igual manera, varias organizaciones y redes eclesiales de laicos y consagrados católicos del Ecuador se sumaron también a la "preocupación por la problemática suscitada en la Provincia de Morona Santiago" y también, en sintonía con el mensaje de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, hicieron un "llamado a la paz a las diferentes partes involucradas".

En un pronunciamiento llegado a la redacción de SIGNIS ALC alertan sobre la urgencia de cuidar y defender la naturaleza y hacen suyas las expresiones del Papa Francisco en las que manifiesta que: “Muchas formas altamente concentradas de explotación y degradación del medio ambiente no sólo pueden acabar con los recursos de subsistencia locales, sino también con capacidades sociales que han permitido un modo de vida que durante mucho tiempo ha otorgado identidad cultural y un sentido de la existencia y de la convivencia. La desaparición de una cultura puede ser tanto o más grave que la desaparición de una especie animal o vegetal. La imposición de un estilo hegemónico de vida ligado a un modo de producción puede ser tan dañina como la alteración de los ecosistemas. (Papa Francisco, Laudato Si 145) En este sentido, es indispensable prestar especial atención a las comunidades aborígenes con sus tradiciones culturales. (Papa Francisco, Laudato Si 146)

"Por esta razón nos comprometemos desde nuestras distintas realidades a promover una cultura del encuentro en el que nadie sea descartado en la construcción del bien común, a jornadas de oración y ayuno  y a un compromiso más serio con el cuidado de la creación de Dios", dice el mensaje de los laicos y católicos consagrados del Ecuador, entre los que se cuentan la Red Vida y Familia de Ecuador, Movimiento Católico Mundial por el Clima, Grupo Juvenil Cristo Joven de la Parroquia Nuestra Señora del Cisne, Tena; Movimiento Continental de Cristianos por la Paz con Justicia y Dignidad; Pastoral Social Cáritas Napo; Vicariato Apostólico del Napo; Progreso, Libertad, Justicia y Verdad, entre otros.