Ciudad del Vaticano/Madrid.- En una amplia entrevista concedida al periódico español El País, el papa Francisco reveló que tiene "un poco de miedo cuando los medios de comunicación no pueden expresarse con la ética que les es propia". Para el Pontífice,  en la actualidad "hay modos de comunicarse que no ayudan, que desayudan a la unidad", y puso como ejemplo cuando una "familia que está cenando y no hablan, o miran la televisión o los chicos están con su teléfono mandando mensajes a otros que están fuera".

"Cuando la comunicación pierde lo carnal, lo humano, y se vuelve líquida, es peligrosa", dijo el papa Francisco, al hacer un llamado a que la familia se comunique y se "comunique la gente, y también de la otra manera, es muy importante".

Según el papa Francisco, el "mundo virtual de comunicación es riquísimo, pero corres el riesgo si no vives una comunicación humana, normal, ¡de tocar! Lo concreto de la comunicación es lo que va a hacer que lo virtual de la comunicación vaya por buen camino. O sea, lo concreto es innegociable en todo. No somos ángeles, somos personas de lo concreto. La comunicación es clave y tiene que ir adelante. Hay peligros como en todas las cosas. Hay que ajustarlos, pero la comunicación es divina".

Reconoció que también existen los pecados de la comunicación, por lo que recomendó que "no caigan en esto, porque lo que ustedes tienen en sus manos en un gran tesoro".
Al responder la interrogante del Diario El País sobre la importancia que da el papa y El Vaticano a los medios de comunicación, a pesar de que en varias ocasiones ha comentado que no ve televisión desde hace 25 años, el Papa Francisco reiteró que en efecto no ve televisión desde el 16 de julio del 90 en que hizo una promesa, en respuesta al pedido  le habría hecho Dios.  "Pero no ver televisión no me quitó comunicarme. No ver la televisión fue una opción personal, nada más. Pero la comunicación es divina. Dios se comunica. Dios se comunicó con nosotros a través de la historia. Dios no quedó aislado. Es un Dios que se comunica, y nos habló, y nos acompañó, y nos retó, y nos hizo cambiar de ruta, y nos sigue acompañando", explicó.

Para el Papa, "No se puede entender la teología católica sin la comunicación de Dios. Dios no está estático allá y mira a ver cómo se divierten los hombres o cómo se destruyen. Dios se involucró, y se involucró comunicándose con la palabra y con su carne", insistió.

Agregó que "Hoy en día comunicarse es divino, siempre fue divino porque Dios se comunica, y es humano, porque Dios se comunicó humanamente. Así que funcionalmente hay un dicasterio, obviamente, para dar cauce a todo esto. Pero es una cosa funcional el dicasterio. No es porque es importante hoy comunicarse, no. ¡Porque es esencial a la persona humana la comunicación, porque también es esencial a Dios!

Fuente: RIIAL/El País