Estados Unidos.- La organización internacional Reporteros Sin Fronteras se mostró preocupada por la decisión adoptada por el Presidente Donald Trump de imponer un silencio mediático a la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, en sus siglas en inglés) y a otras agencias federales del gobierno de los Estados Unidos. Según alerta, este silencio mediático tendría serias consecuencias para la transparencia y el derecho del público estadounidense a tener información de las actividades del gobierno.

Varios medios de comunicación han informado de las instrucciones dadas por la administración Trump, el martes, 24 de enero, a la EPA y a otras agencias federales como el Departamento de Agricultura y el Departamento de Interior.

Según los correos electrónicos internos obtenidos por Associated Press, los empleados de la EPA han recibido instrucciones que les prohiben dar notas de prensa, actualizar blogs o publicar contenidos en las cuentas oficiales de las redes sociales de la agencia. En su lugar, les han dado la directriz de que redirijan las solicitudes de información de la prensa a la Oficina de la Administración y Recursos Humanos para que “sean cuidadosamente revisadas”.


El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, negó que la Casa Blanca haya tenido algo que ver en el borrado de tweets sobre el cambio climático de la cuenta oficial del Servicio de Parques Nacionales y ha negado tambiém que la Casa Blanca haya dado instrucciones directas sobre las comunicaciones a las agencias federales. “No hay nada que venga de la Casa Blanca, absolutamente no”, afirmó.


“Ordenar un silencio mediático a agencias federales es una amenaza directa a la transparencia gubernamental. El público estadounidense tiene derecho a acceder a la información sobre las actividades de sus agencias federales y estas directrices le mantienen en la oscuridad”, afirma Margaux Ewen, director de comunicación de Reporteros Sin Fronteras para América del Norte. 


Por su parte, el Departamento de Agricultura ha levantado la prohibición a sus trabajadores y a los científicos de compartir su trabajo con el público.



Estados Unidos ocupa el puesto 41 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.

Fuente: RSF