Sin incidentes se cumplieron este miércoles las nuevas movilizaciones en las cercanías de las 24 sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE) en el país, para exigir mayor celeridad en el proceso para la convocatoria a un referendum revocatorio del mandato del Presidente Nicolás Maduro. De igual manera, los militantes del oficialismo marcharon para defender la estabilidad, que según señalan se pretende alterar con las protestas opositoras.

"Le decimos a la cúpula corrupta e ineficiente que desgobierna: están rodeados por un país que quiere cambio. Así que cedan, abran paso que aquí lo que viene es un revocatorio", dijo el vocero de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, en la Plaza Brión, este de Caracas, donde los opositores sonaron cacerolas.

Pero el dirigente chavista Elías Jaua aseguró que no habrá referendo este año: "No habrá porque lo hicieron tarde, por sus contradicciones y divisiones", dijo en una concentración en Barcelona, en el estado norcentral de Anzoátegui. En algunas ciudades, los opositores no lograron llegar a las oficinas del CNE.

En Caracas, Lilian Tintori, esposa del dirigente preso Leopoldo López, se acercó a las puertas de la sede central con varios seguidores, mientras oficialistas le gritaban "Fuera", "Payasa, vete pa' tu casa".

"Algo tenemos que hacer, el voto y la protesta pacífica son las únicas armas que tenemos. El gobierno controla casi todos los poderes y no ve qué más inventar para evitar el revocatorio", dijo a AFP Rosmina Castillo, de 52 años, en Los Teques, a 30 km de Caracas, en el estado Miranda (norte), que gobierna el líder opositor Henrique Capriles.

A escasos 100 metros, divididos por una baranda metálica y una fila de policías, los chavistas vestidos de rojo apoyaron al presidente: "El fascismo no volverá.

Estamos en una guerra económica que nos tiene pasando hambre, pero estamos resteados (firmes) con el legado del comandante Hugo Chávez", afirmó Elías Pedraza, de 44 años.

Maduro, quien enfrenta un impopularidad del 75% según encuestas privadas, achaca la crisis al desplome de los precios del petróleo y a una "guerra" de empresarios y políticos de derecha que buscan darle un golpe de estado e instalar un gobierno neoliberal, tras casi 18 años de socialismo.

La MUD, que arrasó en las elecciones parlamentarias de diciembre pasado, asegura que revocar a Maduro es la¨única forma de salir de la crisis, que agobia a los venezolanos con una escasez de alimentos y medicinas del 80% y una inflación que el FMI proyecta en 720% para este año. "Estoy cansado. Tengo dos hijos pequeños y no quiero para ellos un país como el que tenemos ahora. Estamos demostrando al gobierno que queremos un cambio ya", declaró a AFP Carlos Vivas, de 47 años, que marchó en San Cristóbal, en el conflictivo estado Táchira.

Fuente: El Nacional