Tras el terremoto de 6,2 grados que devastó el centro de Italia, el papa Francisco canceló la catequesis que iba a pronunciar en la Audiencia General de este miércoles y junto a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro rezó una parte del Rosario por las víctimas del terremoto en este país europeo.
El pontífice señaló que frente a esta tragedia natural no puede dejar de expresar el gran dolor y cercanía a todas las personas presentes en los lugares golpeados por los temblores y que todavía se sienten agitados por el miedo y el terror.
Después de su habitual recorrido en el papa móvil, Francisco dijo que agradece a todos los miembros de socorro que se encuentran en los lugares afectados, además pidió a los católicos y al mundo que se unan en oración frente al dolor humano que se vive en estos momentos en Italia.
Además, el Papa Francisco dispuso que seis miembros del Cuerpo de Bomberos del Vaticano acudan a las zonas afectadas para rescatar a víctimas de los escombros y asistir a los heridos.
Hasta el momento, el terremoto que se produjo a las 03.36 hora local cerca de la población de Accumoli, en la provincia de Rieti con su epicentro a 4 kilómetros de profundidad ha dejado 120 muertos y decenas de desaparecidos, según el primer Ministro de Italia.