Quebec, Canadá.- Las “historias positivas deben ser compartidas, ya que vivimos en un mundo lleno de malas noticias”, dijo Patrice Brodeur, del Centro de Diálogo Internacional de Viena, quien participó como panelista en el Congreso de SIGNIS.  En la primera sesión plenaria del día martes 20 de junio, con el tema “Construir la esperanza y la paz en un mundo multicultural y multirreligioso”, el académico destacó la importancia de la "narración de historias y la investigación de calidad", porque según apuntó "son la clave para cambiar la comprensión de la realidad". 

En el inicio del panel, Abdul-Rehman Malik, director del Insight Film Festival, proyectó el cortometraje Inspire de Shehroze Khan, que explora cómo diferentes personas, de diferentes creencias, culturas y antecedentes, pueden estar unidas por acciones positivas .

Por su parte, Jaime Carril Rojas, de la red interreligiosa latinoamericana sobre educación para la paz, explicó cómo es posible utilizar a la televisión para crear una campaña que construya puentes entre las personas.

Algo similar a lo que viene realizando el canal de televisión Salt & Light, cuyo lema es, precisamente, "abrir puertas y construir puentes".

Salt & Light crea programas para generar este diálogo interreligioso. Su fundador, Tom Rosica, dijo que están empleando a jóvenes, de diferentes culturas, para mantener la frescura de sus contenidos; es importante tener "contenido sólido y hermoso y no solo enfocarse en métricas exitosas de las redes sociales".

La importancia de llegar a los jóvenes fue el centro de esta segunda sesión plenaria del día del Congreso mundial de SIGNIS, que se desarrolló en Quebec, Canadá, con el tema "Sembrar esperanza".

Desde 2009, SIGNIS ha estado "construyendo la próxima generación de comunicadores católicos". El proyecto ha adquirido el nombre de ComLab, y reúne a jóvenes de diferentes nacionalidades una vez al año, para aprender y mejorar sus habilidades como profesionales de los medios de comunicación.

Lawrence, de Kenia, recordó lo importante que es incluir a los jóvenes en el mundo profesional. Cada vez menos jóvenes quieren participar en las actividades de la Iglesia, porque "no es lo actual", pero también porque sienten que los "mayores" no les permiten entrar y no confían lo suficiente en ellos.

Mientras que Vi Cao dijo que "la juventud no siempre está ligada a la edad de la persona", y aseguró que SIGNIS está construyendo la "próxima generación de comunicadores", pero que la "próxima generación es una cuestión de espíritu, si tienes un corazón joven, una mente abierta y estás abierto a nuevas tecnologías, entonces eres parte de esta próxima generación".

Dos plenarias llenas de esperanza y confianza en el futuro, que han inspirado a los participantes del Congreso Mundial de SIGNIS.

Fuente: SIGNIS