Ciudad de México, 30 de junio 2016 (SIGNIS ALC).- Según el reciente informe anual 2015 de la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (REDODEM), el número de personas migrantes que pasan por México sigue en aumento.  Según los últimos datos del informe, al menos 30 mil 321 personas han sido registradas, de las cuales el mayor número de transmigrantes corresponde a personas de nacionalidad hondureña.

El informe señala también que mil 768 personas señalaron haber sido víctimas de algún delito, e identifica a Chiapas como el estado con mayor peligrosidad para los migrantes, seguido por Veracruz y Oaxaca.

Durante el año pasado migraron 231 millones de personas en todo el mundo. De este total, el 34 por ciento se trasladan en América Latina, siendo México el principal país expulsor de población.

Según los datos obtenidos, Honduras es el país del que proviene la mayor cantidad de personas migrantes; el segundo país expulsor es El Salvador y enseguida Guatemala. Por tercer año consecutivo registramos la misma tendencia respecto a países expulsores.

El Estado mexicano, a pesar de su discurso oficial, incumple con sus obligaciones internacionales y constitucionales de respeto y garantía de los derechos humanos. Es importante mencionar que, como consecuencia de lo anterior, México se ha vuelto escenario de violencia generalizada.

El principal factor que alienta la migración es el económico -desempleo, bajos salarios, encarecimiento de la canasta básica-. La segunda causa referida por las personas migrantes, tiene que ver con cuestiones ambientales relacionados con el extractivismo, despojo de tierras y megaproyectos. En tanto que la tercera causa es la violencia, causada en su mayoría por la lucha de bandas criminales. Esto permite confirmar que los gobiernos de Centroamérica continúan sin atacar las causas estructurales que originan la migración de sus nacionales, propiciando serias violaciones a los derechos humanos.

Estados Unidos sigue liderando como lugar de destino final, sin embargo, cobra relevancia que México se ha convertido en una opción para personas que vienen huyendo de la violencia, en contraste con el bajo índice de otorgamiento de la condición de refugiado.

Los principales delitos y violaciones a los derechos humanos cometidos a personas migrantes en tránsito por México, registrados por la REDODEM, están vinculados al derecho de propiedad privada (robo), derecho a la integridad física (lesiones) y libertad personal (detenciones arbitrarias). Los agentes que más violan estos derechos son la policía federal y municipal.

Con respecto al año pasado, los delitos cometidos por autoridades en general, creció 20 por ciento. Lo que demuestra la política punitiva del Plan Integral Frontera Sur y de la violación sistemática de los Derechos Humanos que se vive en nuestro país y que por ende, afecta a las personas en tránsito.

De acuerdo a los registros de la REDODEM, los estados más violentos para las personas transmigrantes son: Chiapas, Veracruz y Oaxaca; donde el mayor número de casos son el robo, extorsiones y secuestros.

Las organizaciones defensoras, exteriorizaron la preocupación por la crisis humanitaria y de derechos humanos palpable en la situación de las personas migrantes en tránsito, por lo que exhortaron a las autoridades a:

- Implementar una política migratoria con apego y acceso a los derechos humanos (salud, educación, trabajo, seguridad, etc.) según los compromisos adquiridos en la firma de tratados internacionales, por el Estado mexicano.

- Investigar, sancionar y reparar el daño derivado de los delitos cometidos por autoridades y particulares.

Brindar información pertinente y reconocimiento de la condición de refugiado a migrantes que salen de sus países por causa de la violencia.

Los gobiernos de Centroamérica, avanzar en una agenda de trabajo que atienda las causas estructurales por las que salen sus conciudadanos.

Trabajar en conjunto con la sociedad, en la construcción de una cultura de hospitalidad y solidaridad, que tenga como centro los sujetos humanos.De manera particular, hacemos un llamado enérgico a las autoridades del Estado Mexicano para que detengan la violencia que se está cometiendo en contra de las personas migrantes y sus defensores y defensoras.

Fuente: CENCOS