.
Facebook   Twitter   Instagram   Youtube   Flicker
Aumenta la violencia contra pueblos indígenas en Brasil

SIGNIS ALC

09 enero 2020

No hay comentarios

Casa Noticias Generales Pueblos Indígenas

Aumenta la violencia contra pueblos indígenas en Brasil: CIMI

Aumenta la violencia contra pueblos indígenas en Brasil: CIMI

Brasilia, Brasil.- El acaparamiento de tierras, el robo de madera, la extracción de oro, las invasiones e inclusive el establecimiento de asignaciones en sus territorios tradicionales, son, entre otros, los actos de violencia que sufren los pueblos indígenas, según el último Informe sobre la violencia contra los pueblos indígenas de Brasil: datos de 2018, sistematizados anualmente por el Consejo Misionero Indígena (Cimi). El documento destaca que el aumento sustancial en las disputas por las tierras alcanza un nivel de preocupación, ya que pone en riesgo la supervivencia misma de varias comunidades indígenas en Brasil.El Informe apunta que el año 2018 hubo 109 casos de “invasiones posesivas, explotación ilegal de recursos naturales y diversos daños al patrimonio”, mientras que en 2017 hubo 96 casos. En los primeros nueve meses de 2019, la cuenta de datos parciales y preliminares de Cimi, hasta la publicación del informe, 160 de estos casos en tierras indígenas en Brasil.

 

También hubo un aumento en el número de asesinatos reportados (135) en 2018, siendo los estados con el mayor número de casos Roraima (62) y Mato Grosso do Sul (38). En 2017, se registraron 110 casos de asesinato.

Agravamiento de la ofensiva en tierras ancestrales.

Según el Cimi, actualmente se está practicando en Brasil un nuevo modelo de desechos posesivos de tierras indígenas. Esta es una forma renovada de apropiarse de las tierras indígenas, que es aún más agresiva en la violación de los derechos de los pueblos.

“Los invasores usualmente ingresaban a laa tierras y robaban madera, los mineros, la biodiversidad, etc.… pero en algún momento ellos se irían. Ahora, sin embargo, en muchas regiones, quieren la propiedad de su propia tierra e invadirla con el propósito de quedarse allí. Incluso dividen los territorios ancestrales en lotes y venden estas áreas. Lo poco que se dice es que estas tierras son de uso exclusivo de los pueblos indígenas, pero pertenecen a la Unión. ¡Las tierras indígenas son patrimonio de la Unión! Entonces, podemos decir que toda la sociedad brasileña está siendo perjudicada, extorsionada de alguna manera. Porque, aun cuando no fueran destruidos por completo, estos bienes naturales serán apropiados y vendidos para beneficiar solo a unas pocas personas, es decir, invasores criminales”, explica Antonio Eduardo Cerqueira de Oliveira, secretario ejecutivo del Cimi.

 

La principal motivación para las invasiones es hacer que estas tierras estén disponibles para su explotación por parte de empresas agrícolas, mineras, madereras, entre otros segmentos. Y para lograr este objetivo, se ha practicado una gama muy diversa de violaciones de derechos y tipos de violencia de forma acumulativa y sistemática durante décadas, o más bien siglos.

“Los pueblos indígenas son históricamente víctimas del estado brasileño porque, a través de las instituciones que representan y ejercen los poderes políticos, administrativos, legales y legislativos, casi siempre actúa con referencia a intereses marcadamente económicos, no a derechos individuales, Cuestiones colectivas, culturales, sociales y ambientales. La gestión pública es parcial, ya que toma la propiedad privada como una lógica, en oposición a la vida, el bienestar y la dignidad humana “, dijo el arzobispo Roque Paloschi, presidente de Cimi y arzobispo de Porto Velho, en el artículo que presenta el informe. .

Datos preliminares 2019: la doble tierra ya ha sido invadida

En los primeros nueve meses de 2019, los datos parciales y preliminares del Cimi apuntan a un aumento alarmante en casos de “invasiones posesivas, explotación ilegal de recursos naturales y daños diversos al patrimonio de los pueblos indígenas”. Hasta la publicación del informe, 160 de estos casos se registraron en tierras indígenas en Brasil.

 

Vale la pena señalar el aumento no solo en relación con todo el año 2018, sino también el aumento de las tierras afectadas por este tipo de conflicto y la cobertura territorial de los registros: mientras que, a lo largo de 2018, Cimi representó 111 casos de la invasión o explotación ilegal de recursos en 76 tierras indígenas diferentes, distribuidas en 13 estados, 160 casos contados a septiembre de 2019 afectaron 153 tierras indígenas en 19 estados de Brasil.

Es decir, en nueve meses de 2019 hubo 160 casos de invasión en 153 tierras indígenas en 19 estados; y en todo el año 2018 se produjeron 111 casos en 76 tierras indígenas en 13 estados

Violencia contra la propiedad

Con respecto a los tres tipos de “violencia contra la propiedad”, que forman el primer capítulo del Informe, se registraron los siguientes datos: omisión y lentitud en la regularización de la tierra (821 casos); conflictos por derechos territoriales (11 casos); e invasiones posesivas, explotación ilegal de recursos naturales y diversos daños a la propiedad (109 casos reportados); 941 casos de violencia contra el patrimonio de los pueblos indígenas, relacionados con invasiones ilegales, caza y pesca, construcción de obras sin consulta o estudios ambientales, robo de madera y minería, arrendamiento, así como la contaminación del suelo y el agua por pesticidas e incendios, entre otras acciones criminales.

Llama la atención la creciente práctica ilegal de asignación de tierras indígenas, especialmente en la región norte. Las tierras indígenas de Arariboia (MA), Karipuna y Uru Eu Wau Wau (ambas en RO) son algunos ejemplos de territorios ancestrales que han sido divididos por acaparadores de tierras con el interés criminal de venderlos.

 

“Además de la impunidad histórica y la falta de políticas efectivas para la protección de las tierras indígenas, el reciente desmantelamiento de los organismos de defensa ambiental y los derechos indígenas y la intención explícita de abrir estos territorios para la explotación de todos sus recursos naturales. luz verde para que los atacantes intensifiquen estas prácticas criminales”, dice Roberto Liebgott.

Otro caso grave de violación de los derechos indígenas es el caso de la Tierra Indígena Munduruku (TI), donde se estima que se han instalado más de 500 minas. La extracción de oro también es una preocupación seria en TI Yanomami, donde decenas de miles de personas están explotando ilegalmente el oro.

De las 1.290 tierras indígenas en Brasil, 821 (63%) tienen algún estado pendiente del Estado para la finalización del proceso de demarcación y el registro como territorio indígena tradicional en la Secretaría del Patrimonio de la Unión (SPU). De estos 821, el estado aún no ha tomado un volumen de 528 tierras (64%). Considerando que la Constitución Federal de 1988 determinó la demarcación de todas las tierras indígenas en Brasil hasta 1993, es evidente una omisión completa del Ejecutivo en el cumplimiento de esta obligación constitucional.

Esta negligencia del estado es bastante evidente en una encuesta realizada por Cimi Regional Mato Grosso do Sul, que muestra que en 31 tierras indígenas ya reconocidas por el estado brasileño, las comunidades guaraní-kaiowá y Ñhandeva ocupan o poseen solo el 29.04%. de tus tierras Con una población de 54,658 personas, según Funai, las comunidades ocupan 70,370 de las 242,370 hectáreas reconocidas oficialmente como territorios tradicionales. Cabe destacar áreas como Guyraroká de los guaraníes-kaiowá, declarados por el Ministerio de Justicia con 11.440 hectáreas, en las que la comunidad ocupa solo 50 hectáreas, o el 0,43% a las que tiene derecho. En Iguatemi, en la tierra indígena Iguatemipeguá I.

Violencia contra la persona

Los crímenes motivados por la disputa sobre las tierras indígenas adquieren una dimensión aún más grave por el hecho de que de manera recurrente, junto con ellos, también ocurren intimidación, amenazas y, a menudo, acciones físicas violentas contra los pueblos indígenas y ataques contra sus comunidades.

Con respecto a la “violencia contra la persona”, se registraron los siguientes datos en 2018: abuso de poder (11), amenaza de muerte (8), varias amenazas (14), homicidio involuntario (18), lesiones corporales intencionales (5) , racismo y discriminación étnica cultural (17) intento de asesinato (22) y violencia sexual (15), totalizando 110 casos

En 2018 hubo 135 casos de asesinatos de indígenas, 25 más que los registrados en 2017. Cabe mencionar que Sesai mismo reconoce que estos datos son parciales, ya que aún pueden recibir notificaciones de nuevos asesinatos. Por lo tanto, está claro que la situación real con respecto al asesinato de pueblos indígenas es aún más grave.

Los dos estados que tuvieron el mayor número de asesinatos registrados fueron Roraima (62) y Mato Grosso do Sul (38). Estos datos proporcionados por Sesai sobre “resultados de muerte por asaltos” no permiten un análisis más detallado ya que no hay información sobre el grupo de edad y las personas de las víctimas, ni las circunstancias de estos asesinatos.

Fuente: CIMI

Categorías

Facebook

SIGNIS ALC
SIGNIS ALC22 hours ago
💪 “Creatividad y coraje” son las características que para el Papa Francisco requiere la misión en el mundo digital.

💻📱 Así expresa en un vídeomensaje enviado a los participantes del Encuentro Internacional de Evangelizadores Digitales, que se llevó a cabo el 5 y 6 de agosto último, en Monterrey, México.

#papafrancisco #comunicaciondigital

Twitter

🇵🇪🎙 Las Lenguas Originarias es el tema que se trata en el más reciente episodio de "Retablo Cultural", programa de SIGNIS #Peru para https://t.co/yJYUMzxui3.

Puedes escucharlo aquí 👇👇

https://t.co/qvHYmY3eRv (Spotify)
https://t.co/wvze6VAo09 (Ivoox) https://t.co/ugAKorusf6
SIGNIS_ALC photo
InstagramPlease check your feed, the data was entered incorrectly.
Cookie Consent with Real Cookie Banner