.
Facebook   Twitter   Instagram   Youtube   Flicker
Comunicación y evangelización en la pandemia

SIGNIS ALC

16 diciembre 2020

No hay comentarios

Casa Noticias Generales Comunicación

Comunicación y evangelización en la pandemia

Comunicación y evangelización en la pandemia

Joana T. Puntel, fsp *

 

El suelo de nuestra realidad

 

Es imposible negar que la pandemia no nos afectó. A todos. Llegó al mundo, al planeta llamado Tierra. Tocó y sigue afectando a todos los ámbitos sociales, en las más diversas dimensiones, el económico, sanitario, educativo, las ciencias en general, confuso e intrigante, provocando pros y contras. Mucha incertidumbre, mucha esperanza por los descubrimientos, pero también la convivencia de la desconfianza; gran esfuerzo en el imperativo de reinventarse en el trabajo, en la búsqueda de la subsistencia con todas sus consecuencias … Relaciones rotas, relaciones cercanas. Muchas muertes. El horror del dolor. La lucha por vivir. Se decanta la solidaridad, sacando a la luz las evidencias de la profundización de la desigualdad.

 

Seguimos conmovidos. La pandemia, lamentablemente, no ha terminado. Proliferan las actitudes de presunto “derrocamiento”, pero de gran malentendido. Lo cierto es que estamos en un cruce. El punto es tomar conciencia del estado en el que nos encontramos. No significa ser negativo, sino realista. Y ponga la mirada de esperanza en la dirección de donde puede venir la “salvación”. Y aquí, cito a nuestro gran antropólogo Edgar Morin quien, en una reciente entrevista con el IHU (1), dijo que lo realmente nuevo en esta pandemia es la “impotencia de la ciencia ante un virus desorientador, el carácter multidimensional de la crisis que afecta la vida de cada individuo, de todas las naciones y de todo el planeta. Existe la sensación de que el mundo de mañana ya no será como lo conocemos ”(…)“ La vida es una navegación en un océano de incertidumbre, a través de islas de certezas ”. Y así, si faltan conciencia, reflexión, necesidad y audacia para analizar hechos y comportamientos, en “navegación” “podemos ir hacia un colapso o experimentar una forma de resiliencia y salir regenerados, solo si cambiamos de rumbo”. Aún así, Morin, “al no entender la pandemia, aprendamos de ella para el futuro”.

 

En esta travesía, el Papa Francisco (2) llama nuestra atención sobre el primado humano, en medio de las complejidades que vivimos. Más enfáticamente, tras enumerar las actitudes que constituyen un “atentado contra la humanidad”, dice: “No salimos de la crisis de la misma manera. O nos va mejor o peor ”, dice el pontífice en la ONU. “De hecho, es doloroso ver cuántos derechos fundamentales continúan siendo violados con impunidad. La lista de estas violaciones es muy larga y nos muestra la terrible imagen de una humanidad que ha sido violada, herida, sin dignidad, libertad y posibilidad de desarrollo ”. Este ataque contra la humanidad produce conflictos en todas partes, “las crisis humanitarias se han convertido en el statu quo, donde los derechos a la vida, la libertad y la seguridad personal no están garantizados”.

 

¿De dónde viene la fuerza, en este suelo de realidad?

 

Como en el Sínodo de los obispos sobre la evangelización en el mundo contemporáneo (Evangelii Nuntiandi), en 1974, los participantes escucharon una llamada a considerar los “nuevos tiempos de evangelización” en la realidad de entonces, hoy, en el actual “terreno de nuestra realidad ”, hay una nueva llamada a la evangelización. Para ser constructores de esperanza. Pero debemos preguntarnos:

 

¿Qué se hace, en nuestros días, de esa energía oculta de la Buena Nueva, capaz de impresionar profundamente la conciencia de los hombres? ¿Hasta qué punto y cómo esta fuerza evangélica puede transformar verdaderamente al hombre de nuestro siglo? ¿Qué métodos deben seguirse para proclamar el Evangelio para que su potencia sea eficaz? (…) Después del Concilio y gracias al Concilio, que fue para ella una hora de Dios en este punto de inflexión de la historia, la Iglesia podrá anunciar mejor el Evangelio e insertarlo en el corazón de los hombres, con convicción. , libertad mental y eficacia? (EN n. 4)

No estaríamos, particularmente en comunicación, ante una demanda más transparente y convencida que debemos alcanzar y “cómo modificar los criterios de juicio, los valores que cuentan, los centros de interés, las líneas de pensamiento, fuentes inspiradoras y modelos de vida de la humanidad, que se contraponen a la Palabra de Dios ”? (EN 19).

 

El núcleo central y punto de partida de la evangelización es siempre Jesucristo, que, como evangelizador, anuncia, en primer lugar, un reino, el Reino de Dios (EN n. 10). La invitación es a transformar a las personas desde dentro y, así, la humanidad misma será nueva.

 

En una realidad misionera que debe tener en cuenta la apertura y el diálogo con las personas de hoy, el Papa Francisco, en Evangelii Gaudium, habla de una opción misionera que lo transforma todo: “para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda la estructura eclesial se convierte en un canal más para la evangelización del mundo actual que para la autoconservación ”(EG n. 27). Es necesario “intentar expresar las verdades habituales en un lenguaje que permita reconocer su permanente novedad ”(EG n. 41). Y comienza diciendo que en los siempre nuevos escenarios y desafíos de la misión evangelizadora de la Iglesia, todos estamos llamados a una nueva “salida” misionera.

 

Tomar conciencia ¿Por qué tomar conciencia?

 

La RAZÓN principal se encuentra en el comportamiento de las personas, en la vida cotidiana. Vivimos de improviso, nos tocó de repente y el virus nos empujó a “cambiar hábitos” en nuestras vidas. Y algo muy importante a tener en cuenta es que, a diferencia de otras Pandemias, esta crisis que vivimos, del siglo XXI, ocurre en medio del gran desarrollo tecnológico y mediático – solo recuerda que en las últimas décadas ya hemos estado “involucrados” por la tecnología de Internet, que nos trajo las redes sociales donde la mayoría de nosotros estamos presentes. E incluso podemos decir, reformuló conceptos y nos exigió una nueva forma de relacionarnos y comportarnos.

 

La invitación es a tomar conciencia de lo que nos ha ido transformando, el entorno, nuestros hábitos de vida y nuestras posibles causas de resistencia. Como dice el cardenal Tolentino, recientemente en un vivo sobre la espiritualidad cristiana en una época de aislamiento: “el futuro llegó de repente, el futuro llegó pensando que no estábamos preparados. Ninguno de nosotros sabe cómo lidiar con esta situación. Todos nos sentimos más vulnerables, más precarios” (3).

 

Construir nuevos gestos de humanización

 

En el corazón de lo que significa evangelizar está la comunicación. En Fratelli Tutti, Francisco nos vuelve a recordar: “Necesitamos gestos físicos, expresiones faciales, silencios, lenguaje corporal y hasta perfume, manos temblorosas, rubor, transpiración, porque todo esto habla y es parte de comunicación humana ”(FT 43). Especialmente en esta época de pandemia, se invita a la comunicación a: revisar, repensar, innovar, educar … su acción evangelizadora en las diferentes culturas, en la cultura actual, con las más variadas demandas. Y luego, la necesidad de reinventar. Esto toca sus métodos, sus concepciones, por ejemplo, sobre la cultura digital, donde viven personas.

 

Por tanto, reflexionando sobre la comunicación y la evangelización en tiempos de pandemia, es para tener en cuenta que tenemos y vivimos, por primera vez, una crisis en un mundo integrado por internet, por las redes sociales. Y la Iglesia, ya en 2002, lanzó un documento Iglesia e Internet decididos a entrar en el Nuevo Milenio buscando desarrollar un diálogo con la nueva cultura mediática que vive la sociedad contemporánea. Y la Iglesia avanza emprendiendo nuevos caminos de evangelización, trazando pautas renovadas que orientan sus pastorales eclesiales. En este documento, la Iglesia reconoce los inventos de la inteligencia humana y está atenta a los paradigmas cambiantes, especialmente en lo que respecta al carácter relacional de las nuevas tecnologías y el ser humano. Una primera reflexión sobre la cultura digital. Y recordamos aquí que Juan Pablo II ya dijo, en 2002, que “Internet puede ofrecer magníficas oportunidades para la evangelización”. Es una constante de la Iglesia llamar la atención y fomentar la formación para la comunicación, por ejemplo, a los líderes de la Iglesia, al personal comprometido en el campo de la pastoral, a los educadores, a los padres y especialmente a los jóvenes.

 

Luego, el Papa Benedicto XVI, en 2013, dijo que “el entorno digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchas personas” y, por tanto, “si no se da a conocer la Buena Nueva también en el entorno digital, puede estar fuera del alcance de la experiencia de muchos”.

 

Y nuestro Papa actual, Francisco, especialmente, en sus mensajes para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales ha insistido, de diversas formas, en el hecho de que “internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos; y esto es bueno, es un regalo de Dios”. Según él, “la red digital puede ser un lugar rico en humanidad: no una red de cables, sino de personas humanas”.

 

La enseñanza del Magisterio de la Iglesia es totalmente positiva con respecto a las redes sociales. Y Francisco expresa que “la red es una oportunidad para promover el encuentro con los demás, pero también puede agravar nuestro autoaislamiento, como una telaraña capaz de capturar”.

 

Salvo que estar en redes, va más allá del simple “uso de medios”. Allí el ser humano se manifiesta con su personalidad, con sus emociones, con todo su ser. Por eso, la Iglesia insiste en la educación digital. Esto es tan importante que incluso el reciente Directorio de Catequesis, lanzado recientemente el 25 de junio de 2020, llama la atención para una mirada más profunda al contexto en el que vivimos porque de allí surgen puntos que necesitan cuidados para la formación, incluida la catequesis donde La Iglesia está llamada a vivir. Entre estos puntos, menciona especialmente la cultura digital. Creemos que solo con la formación seremos capaces de devolver al ser humano la conciencia sobre sus acciones en el mundo digital.

 

Entonces, si pensamos en la comunicación y la evangelización en tiempos de pandemia, como dijo un amigo mío, investigador,  hay un “redescubrimiento” por parte de la Iglesia que, a pesar de todas las orientaciones de la Iglesia, es prácticamente sorprendida, improvisada en el entorno digital. Y a pesar de eso, estamos viendo, observando cuántas iniciativas, creatividad para que la gente pueda recibir, interactuar en medio del aislamiento. Y aquí también destaca el tema del “encierro litúrgico”, la Iglesia se sorprendió, y necesariamente (como dice un autor) necesitaba rápidamente ser creativa, estar presente y provocar presencia en los fieles, con la transmisión en vivo de las celebraciones eucarísticas, por el cierre de las Iglesias, provocado por la pandemia del coronavirus. La Iglesia doméstica se despertó. Experiencia sin precedentes para pasar una Semana Santa sin estar presente en el “templo de piedras”. Una experiencia que “lanzó” a la Iglesia a vivir y comunicarse con la gente, en el entorno digital, para el que muchos ni siquiera estaban preparados.

 

El caso es que, con toda la riqueza que las transmisiones digitales han dado a los fieles para seguir “en vivo” las celebraciones, mucho hay que reflexionar desde el punto de vista litúrgico, especialmente teológico, en el presencial. Sin olvidar que “todo lo que se retransmite en directo suele estar disponible en la red para que se pueda volver a ver más tarde” (MS). Sin embargo, con la celebración eucarística, por su fundamento teológico, “no hay repetición de la Misa”.

 

Naturalmente, en una situación de “emergencia”, la Iglesia busca dar una respuesta, pero la pregunta es más profunda: la Iglesia está llamada a mirar la raíz, a su identidad, en el desarrollo de su misión, a evangelizar. Continuar la misión de Jesús en esta pandemia significa (estamos llamados):

 

– REINVENTAR, INNOVAR, EDUCAR para vivir el nuevo sentido de las nuevas relaciones, consigo mismo, en la familia, en las comunidades, en el trabajo … reconfigurando con el home-office … Y aquí reinventando, innovando nuestra producción en el mundo digital , de observar los problemas que surgen y las actitudes que cambian con esta pandemia. Y esto va más allá de las nuevas actitudes higiénicas (¡muy importantes!), Pero insuficientes para la evangelización. Nuestra producción, para estar en el mundo digital, debe ser evangelizar para que el ser humano viva una nueva realidad de sentirse interconectado entre sí para que la fraternidad y la solidaridad no se anulen por el aislamiento. Por tanto, no es una simple noticia, sino que implica a las personas en una nueva humanización. Una nueva humanización que impregna la educación, una comunicación de relaciones humanas y evangélicas. Esto implica nuevos métodos, vaciándonos para lograr un cambio de mentalidad. Cuales son los criterios? No se trata de una productividad basada únicamente en la profesionalidad, la cantidad de likes, en el mercado, sino en el criterio del Reino de Dios.

 

INOVAR es para ser convocado a una evangelización más profética, que toca temas candentes en la sociedad, porque es necesario hablar no para agradar a las personas, sino para lo que necesitan escuchar. ¿Qué surge de esta realidad pandémica? Soledad, dolor, fraternidad, perdón, compasión, muerte, ciudadanía, políticas públicas, ética, darnos cuenta de que estamos viviendo un nuevo ethos … una nueva forma de trabajar, un sentido crítico sobre las nuevas formas de consumo, atención a la dimensión espiritual del ser humano, teniendo siempre presente la pregunta: ante la situación que vivimos, ¿cómo podemos estar moviéndonos en las redes sociales? Consideración y sensibilidad por el dolor, por la exclusión, por las injusticias con nuestro pueblo. Es común escuchar la expresión “la vuelta a la normalidad” … no puede ser la vuelta a los mismos vicios, los mismos comportamientos de violencia, el refuerzo de la desigualdad … La evangelización profética necesita descubrir, reflexionar y alimentar la esperanza, la solidaridad , porque somos constructores de esperanza, en la comunicación. El Papa Francisco dice “Necesitamos ternura. El mundo de los medios tiene que preocuparse por la humanidad ”, dijo. “El mundo digital puede ser un entorno rico en humanidad, una red no solo de cables, sino de personas”. Es un llamado a producir contenidos, a utilizar métodos que en diferentes campos (incluida la educación) lleven a las personas a una NUEVA HUMANIZACIÓN.

 

Entonces, sí, podemos salir mejor de la pandemia, si la comunicación está más comprometida con la centralidad de Jesucristo que libera y sana, que el mercado como fin último. Estamos llamados a ser constructores de un nuevo humanismo, considerando el entorno digital también como un nuevo espacio de evangelización como “portales de la verdad y la fe” (Benedicto XVI- 47ª Jornada Mundial de las Comunicaciones 2013). Y sentiremos la alegría de darnos cuenta de que Dios “renueva la faz de la tierra todos los días”

 

Notas

1. http://www.ihu.unisinos.br/78-noticias/603398-o-poder-da-incerteza-entrevista-com-edgar-morin- Acesso 6 outubro 2020

3. Tecendo redes- Cardeal Tolentino Disponível em https://www.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=8oQYr43YNlg&app=desktop. Acesso 6 outubro 2020
* Joana T. Puntel es hermana paulina, periodista de la Facultad de Comunicación Casper Líbero (SP), Maestría en Comunicación de la Metodista de São Paulo (Umesp), Doctora en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Simon Fraser (Canadá) y Universidad de S. Paulo (USP). Es profesora del Curso de Especialización en Comunicación, Teología y Cultura (SEPAC / ITESP). Miembro de la Asociación Brasileña de Investigadores en Comunicación – INTERCOM. Miembro del Equipo de Reflexión Comunicacional de CNBB (GRECOM). Miembro del Grupo de Investigación en Comunicación y Religión (Intercom). Es investigadora, conferencista en el área de cultura, Iglesia-Comunicación y Pastoral. Tiene varios artículos publicados en revistas especializadas y libros de Paulinas Editora.

 

Categorías

Facebook

SIGNIS ALC
SIGNIS ALC8 hours ago
🎥🎞 Pasaje Al Paraíso: ¿Qué nos traen esta vez George Clooney y Julia Roberts, en esta nueva comedia romántica?

🇨🇱 Por Carlos Correa Acuña, de SIGNIS #Chile.

#cine #peliculas #PasajeAlParaiso #pasajealparaisopelicula #SIGNISChile

Twitter

El miércoles 5 de octubre, los jóvenes comunicadores de https://t.co/yJYUMzxui3 mantuvieron una nueva charla de formación con la comunicadora @c_villamayor sobre "Propuestas para el fortalecimiento de https://t.co/yJYUMzxui3". https://t.co/yaxF6vyHct SIGNIS_ALC photo
InstagramPlease check your feed, the data was entered incorrectly.
Cookie Consent with Real Cookie Banner